Ciencias y Humanidades, dos ramas del saber condenadas a entenderse

Ciencias HumanidadesDicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Lo cierto es que los tropiezos pueden llegar a prolongarse durante siglos, como pone de manifiesto el debate reabierto durante los últimos meses en EE.UU., que ha vuelto a situar a las ciencias puras y a las humanidades como enemigos irreconciliables. Nada más lejos de la realidad, ya que basta repasar algo de historia para comprender que el pensamiento científico no existiría si no le hubiera precedido el filosófico, y que las humanidades se han beneficiado de los rápidos avances experimentados durante los últimos siglos por la ciencia.

Lejos de contribuir aquí a la absurda polémica sobre si las ciencias puras son más importantes que las humanidades o viceversa, el debate ha tenido, en este caso, un origen puramente economicista: el de quienes piensan que la educación debe estar al servicio del desarrollo económico y, por tanto, entienden que los sistemas formativos de los diferentes países deben tener como único objetivo proveer a sus respectivos mercados de trabajo de mano de obra cualificada. Y eso, en su opinión, exige más ciencia y menos humanidades. Sigue leyendo