Te presentamos a Eduardo Olier, autor de ‘Geoeconomía’

Hoy os presentamos a Eduardo Olier, autor de Geoeconomía, un libro de la colección de negocios de Pearson que desgrana las claves de la economía global.

El protagonista de esta semana en Acércate a nuestros autores es uno de los principales expertos del mundo en esta materia, sobre la que escribe semanalmente en su blog.

Os invitamos a conocerle más de cerca:

1. Podría pasar horas…

En familia, también leyendo historia económica o cualquier libro interesante de historia, paseando por los acantilados de la Costa Brava o haciendo deporte, especialmente corriendo.

2. Un ídolo de tu infancia.

Ídolos como tal creo que no tuve. Me gustaban los personajes imaginarios de acción, era lector asiduo del Capitán Trueno.

3. ¿Qué película te habría gustado vivir?

Me resultó muy impactante ‘Ben-Hur’, sobre todo la carrera de cuadrigas en el Coliseo. Creo que me habría gustado conducir una de cuatro caballos.

4. Elige superpoderes.

Sería fantástico poder ver el futuro, así podríamos gestionar mejor la famosa prima de riesgo que nos amenaza.

5. ¿Cuál es tu expresión más utilizada?

Creo que no tengo ninguna, aunque de esas cosas se dan más cuenta las personas que tienes al lado. Aunque hace poco he oído una que me ha hecho pensar: “Si pienso me equivoco”. Es del campeón del mundo de ajedrez Viswanathan Anand. Estoy seguro que piensa mucho, pero es muy humilde.

6. Un destino para perderse.

No me gusta perderme. Me encanta pasear por ciudades grandes: Madrid, París, Londres, Nueva York, etc.

7. No me cansaría de escuchar…

El silencio

8. Número favorito.

La verdad, no tengo ninguno. Y además no juego a la lotería.

9. ¿Qué te hace sonreír?

Más que sonreír, diría reír: me encantan las películas de los Hermanos Marx.

10. No soporto…

A los prepotentes y a la gente que mira a los demás por encima del hombro.

11. No me resisto a…

Tratar de resolver problemas que creo complejos. Debe ser una deformación profesional de cuando era profesor de Matemáticas.

12. Un libro que no podemos dejar de leer.

Hay muchos libros que deberíamos leer. Unos pausadamente, reflexionando, y otros como divertimento. De estos últimos, por ejemplo, las historias del mayordomo Jeeves, de Wodehouse. Y de los primeros, convendría darse un paseo por algún libro de C. S. Lewis, como ‘El problema del dolor’, o de E. F. Schumacher, ‘Lo pequeño es hermoso’, o en inglés, ‘A Guide for the Perplexed’.

13. La vida es de color…

Es de todos los colores. Basta andar por algún bosque del norte de Estados Unidos o pasear por muchos lugares de España.

14. Si pudiera reencarnarme, lo haría en…

¡Uf! Yo creo que con una vez que andemos por aquí basta.

Pleno al 15: Algo que guardas como un tesoro.

Mi familia.

16 bits, la pregunta tecnológica: Ya no puedo vivir sin…

La tecnología móvil. Lo tiene todo.

El libro Geoeconomía se puede encargar en librerías o comprar fácilmente desde casa en las tiendas online de AmazonFnacCasa del LibroLibrerías L o JetLibros y os lo enviarán a casa gratis. También disponible en formato eBook por solo 9,95 euros.

Entrevista realizada por Manuel Caro

Te presentamos a Ignacio Ochoa, autor de ‘Esto tiene buena pinta’

Esta semana empezamos una nueva sección: ‘Acércate a nuestros autores’. Queremos que conozcáis a nuestros autores más de cerca y para estrenar la iniciativa hoy te presentamos a Ignacio Ochoa, autor de Esto tiene buena pinta, una de las novedades de la colección de negocios de la editorial Pearson.

 

1. Podría pasar horas…

Sobre todo leyendo y, además, paseando por el campo, en especial si es una dehesa o una sabana.

2. Un ídolo de tu infancia.

Dos ídolos: mi padre y mi madre. Sí, fui de esos niños que verdaderamente adoraba a mis padres.

3. ¿Qué película te habría gustado vivir?

Casi todas; pero si tengo que elegir, elijo tres: ‘El Graduado’, pero no ahora, en los sesenta. Seguida muy de cerca por ‘Casablanca’ en los cuarenta (yo no había nacido) y por ‘Top Gun’ en los ochenta, me vuelven loco los aviones. Nada muy sofisticado.

4. Elige superpoderes.

Cuando trabajé en Nueva York, mi última oficina estaba en el 555 de Madison Avenue, dos plantas por encima de la sede de Marvel Comics, cuna de los superpoderes. Era divertido que el ascensor se parara en esa planta y ver a los superhéroes en fila india. Pero no, creo que no me gustaría jugar con tanta ventaja, a mí con que me dejen poder me vale.

5. ¿Cuál es tu expresión más utilizada?

La cierto es que no lo sé. No creo que tenga muletillas especiales.

6. Un destino para perderse.

Sin lugar a duda la sabana africana. Cuando la pisas notas que verdaderamente salimos de allí hace miles de años. Es una sensación especial y muy relajante, como volver a casa después de un largo viaje.

7. No me cansaría de escuchar…

Los sonidos del campo, de día y de noche.

8. Número favorito.

El siete, pero sin obsesionarme mucho.

9. ¿Qué te hace sonreír?

Pues lo que más ahora, y lo debo hacer poniendo cara de bobo, son los niños pequeños. Una cosa rarísima, debe ser la edad.

10. No soporto…

A los vagos, a los indolentes y protestones. Y a los abusones.

11. No me resisto a…

Al chocolate negro en cualquiera de sus formas y manifestaciones: bombón, taza, tableta, helado, pastel, tarta, mousse…

12. Un libro que no podemos dejar de leer.

No me atrevo con esta respuesta, hay personas mucho mejor preparadas que yo para contestarla. Además, creo que depende mucho de la edad.

A mí de pequeño me fascinaban los libros de Enid Blyton, creo que los leí todos. De joven cualquier novela de acción y aventuras, en especial las de autores norteamericanos: Michener, King, Forsyth… En la madurez me apasionan Delibes y Auster en novela y ensayistas de todo tipo, también los libros de historia, la inglesa, la francesa y la española (Zweig y otros). Y en cuanto a los de empresa, los de Santiago Álvarez de Mon, por su humanidad.

Creo que lo mejor es no dejar de leer, en general, y tener pasión por los libros en papel. Yo creo también en el libro como objeto. Y no desprecio lo electrónico, pero ya no es un libro; es una novela, un ensayo o lo que sea en formato digital.

13. La vida es de color…

La vida es multicolor, es lo bueno. Y te deja interpretar hasta los tonos.

14. Si pudiera reencarnarme, lo haría en…

Un albatros, para conocer de verdad la sensación de volar. Por lo menos un rato.

Pleno al 15: Algo que guardas como un tesoro.

Si hablamos de cosas materiales, todo lo que mis padres me dejaron en custodia para pasarlo a mi hijos. Me encantan esas cosas antiguas y con historia detrás. Si nos referimos a algo inmaterial o espiritual, eso, amigo mío, es inconfesable.

16 bits, la pregunta tecnológica: Ya no puedo vivir sin…

El mejor medio de comunicación jamás inventado: Internet.

Entrevista realizada por Manuel Caro

Esto tiene (muy) buena pinta

Hemos hablado con el autor de la obra, Ignacio Ochoa, y esto es lo que nos ha contado…

Los grandes cocineros que han puesto a España en el primer plano mundial de la gastronomía tienen más coincidencias en su filosofía de trabajo de las que podríamos imaginar.  Y sobre la triunfante pareja que forman cocina y management en España en los últimos años nos habla Esto tiene buena pinta,  el último libro de Ignacio Ochoa.

A través de una lectura ágil y amena, esta nueva obra editada por Pearson extrae unas cuantas lecciones que podemos aprender de los grandes cocineros españoles aplicables para cualquier profesión.

“La cosa comenzó hace ya seis años, en los que tomé la costumbre de ir apuntando en papelitos variopintos observaciones de lo que iba aprendiendo sobre cómo afrontaban su vida profesional los cocineros de alta escuela, nos explica el autor.

Ignacio añade que todas esas “palabras sueltas” las guardaba en un cajón, “todo cogido con un clip gordo, de esos de pinza”. “Un día me dije que lo debía poner a limpio para mi propio uso y disfrute, y así lo hice en el otoño de 2011. Cuando lo terminé me di cuenta de que podía tener un libro, pero no antes”, subraya.

Aunque una vez metido en faena, Ignacio nos confiesa que tardó menos de un mes en escribir Esto tiene buena pinta. “Y me salió de un tirón”, apostilla. Pero luego dedicó más de seis meses a pulirlo, a “dejarlo reposar y volver para extraer exactamente lo esencial”, como él dice.

Me di cuenta de lo difícil que es destilar lo mejor de lo mejor, la esencia de las cosas buenas. Lo mismo que hacen los cocineros de alta escuela. Espero haberlo conseguido. Al menos lo he intentado con todas mis ganas. Y me ha apasionado hacerlo”, añade.

También nos resultó curioso que, mientras lo escribía, nadie de su familia, excepto su mujer, sabía de qué trataba el libro. “Esto me creó en momentos ciertas incomprensiones familiares. Y en especial mi hijo Javier, de 14 años, que cotilleaba en la pantalla mientras disimulaba haciendo como que quería preguntarme algo. Javier llegó a pensar que era un farol. Me lo confesó hace poco”, apunta divertido.

“Es muy bueno rodearse de soñadores”

Como se subraya en Esto tiene buena pinta“se puede ser un perpetuo soñador y perseguir incansablemente tu ilusión con la misma fuerza de voluntad que la persona más realista”.

Una de las mejores lecciones aprendidas de estos cocineros soñadores. Porque, como dice el autor, es muy bueno rodearse de soñadores (no de ilusos). Pero mejor todavía tener nuestros propios sueños porque nos ayudarán a tener la fuerza y la iniciativa para alcanzarlos”.

Ignacio ha tenido la suerte de estar varias veces en muchos de los restaurantes de estos maestros y hay una cosa que siempre le ha sorprendido: “Cómo mantienen su nivel de calidad en todos los sentidos, cómo practican lo que dicen y en lo que creen. No he salido decepcionado nunca.

Esto tiene buena pinta forma parte de la colección de negocios de Pearson.

Entrevista realizada por Manuel Caro