Mejora tu hábito de estudio este verano con un planificador

Cualquier excusa puede parecer buena para posponer nuestras obligaciones como estudiantes. Si no se tiene hábito de estudio, las tareas nos pueden parecer aburridas, difíciles e incluso inabordables. Más si cabe en época estival, donde las potenciales distracciones y planes alternativos al estudio se multiplican.

Por este motivo, enseñar a un estudiante a planificar su trabajo resulta muy útil. Programar y dividir una tarea que pueda resultar pesada en diferentes partes permitirá que ese trabajo parezca más manejable. Además, ello supondría un respiro psicológico.

Pero usar un planificador no solamente sirve para anotar las fechas de exámenes y proyectos. También para apuntar recordatorios de horarios de estudio programados.

Al igual que en cualquier proyecto a gran escala se suelen sobrepasar calendario y presupuesto, en cualquier tarea se subestima cuánto tiempo y recursos se requieren.

Aprende a estudiar: cinco factores para mejorar la memoria

Asimismo, una de las recomendaciones más repetidas es que, sea cual sea el tiempo estimado previsto para una tarea, ese tiempo se duplique en la planificación.

Incluye la planificación en tu hábito de estudio

De este modo, el hecho de convertir en un hábito el uso de tu planificador de tareas por medio de la repetición y, lo más importante, su cumplimiento, conseguirá sobrellevar de una forma más cómoda y eficiente las tareas y trabajos pendientes.

No es lo mismo dedicar 30 minutos cada día al estudio que largas jornadas sin descanso debido a la presión del tiempo.

Para un alumno, afrontar su tiempo de estudio en términos temporales y dividir la tarea de en píldoras, en lugar de ver una montaña inabordable, le permitirá controlar mejor su tiempo.

Diez alimentos que ayudan a estudiar mejor

Deja un comentario