Seis recomendaciones para enseñar inglés a distancia

Son muchos los beneficios de enseñar inglés online. En primer lugar, es sostenible. Se ahorra en transporte y reduce la cantidad de materiales impresos. Y en segundo lugar, permite la flexibilidad de enseñar a los estudiantes cuando se está fuera de la escuela y del aula. Pero si te enfrentas a dar una clase a distancia y no estás seguro sobre cómo abordarla sigue estas seis recomendaciones para hacerlo bien.

1. Encontrar la tecnología adecuada

Lo primero que debes hacer es encontrar una herramienta que te ayude a comunicarte con tus estudiantes. La buena noticia es que hay muchas opciones gratuitas disponibles.

Herramientas para clases individuales y grupos pequeños:

Google Hangouts es gratuito y los usuarios de ordenadores de mesa no tienen que descargar aplicaciones para usarlo. Si tienes una dirección de Gmail, podrás enviar invitaciones al calendario de tus alumnos y ellos podrán iniciar sesión en el Hangout directamente desde su correo electrónico.

Skype también es una buena opción y es gratis para llamadas grupales. De la misma manera que Google Hangouts, puedes compartir archivos, escribir mensajes y chatear por vídeo. Solo hay que tener en cuenta la descarga previa del programa.

Zoom es otra opción popular para esas clases grupales online.

Herramientas para clases más grandes:

Easyclass es una plataforma de enseñanza online gratuita que ayuda a los docentes desde con la programación de clases, al seguimiento de las fechas límite y la asignación de trabajos de clase, hasta la realización de cuestionarios y el uso de comentarios.

Moodle es una plataforma de gestión de aprendizaje gratuita para docentes con menos de 50 alumnos que funciona en dispositivos móviles y de escritorio.

Tiempo, recursos y colaboraciones

2. Establecer pautas de comportamiento

Para evitar que los estudiantes se relajen es esencial que hables sobre lo que se espera de ellos y lo que pueden esperar de ti durante las clases a distancia. El mal comportamiento en el aula puede ser algo con lo que tengas que lidiar. Independientemente de que se enseñe a niños, adolescentes o adultos es importante establecer pautas de comportamiento antes de comenzar un curso. También para que los estudiantes se sientan cómodos al acercarse a ti.

3. Favorecer un sentimiento de grupo

Pese a que las clases por vídeo sean efectivas y cercanas, no equivalen a estar en la misma habitación. Por esta razón es importante crear un sentido de comunidad entre sus estudiantes, para que se sientan parte de un grupo y quieran continuar aprendiendo juntos. Tener un grupo privado en alguna red social o plataforma de comunicación ayuda a que tus estudiantes trabajen juntos en proyectos.

4. Administrar tu tiempo con cuidado

Es muy fácil llenar tu horario de clases online, y luego encontrarte superado y agotado. Si no pasas tiempo viajando a clases, al principio puede parecer fácil. Sin embargo, debes darte el tiempo suficiente para preparar cada clase y también disfrutar de tiempo libre para relajarse entre clases.

5. Aprovechar al máximo los recursos gratuitos online

Existen cientos de recursos en línea gratuitos para profesores de inglés. Ejemplos:

6. Colaborar con otros profesores de inglés

Muchos profesores a distancia se acaban sintiendo un poco aislados. Es una buena idea unirse a comunidades online donde compartir consejos y hablar con docentes.

Deja un comentario