Cuatro principios para que la tecnología permita un aprendizaje efectivo

Como se ha demostrado a lo largo del tiempo, el factor clave para determinar si una experiencia de aprendizaje es efectiva, no es el medio, sino que los métodos de enseñanza sean los adecuados. Si se enseña igual que antes de implementar una nueva tecnología educativa, los resultados seguirán siendo los mismos.

De manera que hay cuatro principios que caracterizan al aprendizaje efectivo independientemente de la tecnología que utilicemos recogidos en el informe titulado Beyond the hype: Digital learning based on learning science, de Dan Belenky, Director of Research on the Science of Teaching and Learning, parte del Efficacy & Learning Research team en la empresa Pearson.

  • Se centra en conocimientos y habilidades claramente definidos, teniendo objetivos de aprendizaje claros y minimizando las distracciones.
  • Va más allá del aprendizaje pasivo.
  • Proporciona comentarios oportunos y procesables, describiendo cómo mejorar.
  • Evita la sobrecarga cognitiva.

La tecnología como aliada para el aprendizaje

Y la tecnología puede convertirse en una aliada, pues aunque no hay nada inherente en la tecnología que garantice la efectividad del aprendizaje. Los diseñadores de tecnologías educativas pueden usar estos principios como guía para construir experiencias que puedan conducir a mejores resultados.

Una de las claves de las tecnologías que se utilizan para aprender que tienen éxito es por tanto que permitan a los estudiantes convertirse en aprendices activos, adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades a través de la práctica.

En definitiva, las experiencias digitales más efectivas no se basan únicamente en la novedad de la tecnología implementada para favorecer el aprendizaje. También necesitan estar alineadas con un método adecuado y adaptable para ayudar a mejorar a los estudiantes.

Deja un comentario