Diez pasos para planificar un curso que nunca has enseñado antes

Cuando te asignan la enseñanza de un curso en el que nunca has impartido clase antes tal vez sientas emoción, ansiedad o una mezcla de los dos. Y planificarlo puede ser intimidante. Pero debes tener confianza y centrarte en lo único que importa: saber cómo enseñar y llegar a tus estudiantes. Los siguientes consejos compartidos por la profesora Megan Pietruszewski, de Clemson University, te ayudarán a planificar un curso que nunca habías enseñado antes.

1. Reúne programas académicos de cursos anteriores. Te ofrecerá una idea de los objetivos del curso, las principales tareas e incluso una referencia para controlar los tiempos del curso y te servirán para una visión general del curso.

2. Después de leer estos programas de estudio, pregúntate: ¿Qué deben saber hacer mis estudiantes al terminar este curso? Resume lo que acabas de leer del programa de estudios y escribe tu idea principal. Esta respuestas, que irás afinando durante el curso, te servirá como guía.

3. Habla con dos personas que hayan enseñado este curso. Puede darte una idea del curso más allá de las tareas y la información que aparece en el plan de estudios. ¿Cuáles fueron sus objetivos para los estudiantes? ¿Qué les funcionó bien o no tanto? Y si tuvieran que volver a impartir este curso, ¿qué harían diferente?

4. Regresa a tu respuesta tras hablar con estas personas: ¿Qué deben saber hacer mis estudiantes al terminar este curso? Quizás surjan nuevas ideas.

5. Valora qué tareas principales ayudarán a tus estudiantes a alcanzar esta meta. Utiliza tareas enumeradas en los programas y añade otras propias.

Horarios, temas, recursos y la experiencia de otros docentes, todo ayuda

6. Haz un horario con lo que impartirás cada día. Te dará una visión general del semestre. Enumera los temas que planeas cubrir cada día. Incorpora los festivos, vacaciones y descansos. Todo ello te ayudará a pensar en la logística del curso: ¿Cuándo sitúo los exámenes? ¿Qué espacio dejo entre los principales trabajos?

7. Selecciona tus temas. Seguramente no podremos cubrir todo el temario en clase, y es mejor profundizar y enseñar bien los temas tratados que tratar todo muy superficialmente.

8. Busca libros de texto y recursos para tu clase. Busca y compara entre los libros de texto y encuentra recursos docentes con los que completar tus clases.

9. Pide ayuda a otros docentes. Quizás alguien que impartió esa asignatura anteriormente pueda responder preguntas que te surgirán durante el curso. Pero también te podrán ayudar profesores de otras materias simplemente hablando sobre lo que a cada docente le va bien o no en el aula.

10. Agrega esta frase al plan de estudios: “Este temario del curso está sujeto a cambios”. Porque probablemente los habrá. Y es bueno que así sea a medida que conoces a tus alumnos y adaptas el curso para ayudarlos a alcanzar sus objetivos.

Deja un comentario