Ocho consejos para mejorar la gestión de tu centro educativo

¿De qué manera el tiempo que empleo en gestionar un centro afecta al aprendizaje de sus estudiantes? Es la pregunta que se hizo el educador Eric Sheninger cuando valoraba qué podía hacer para mejorar el aprendizaje de sus alumnos. Es más fácil decirlo que hacerlo cuando se trata de encontrar un equilibrio entre el tiempo que dedicamos a gestionar, a formarte y a enseñar. Sheninger apunta que la mayor parte del tiempo no se dedicaba a mejorar su formación o su manera de enseñar ni a desarrollar la cultura escolar. Y reconoce que sin concentrarse en eso, es bastante difícil mejorar los resultados de aprendizaje. Pensando en la respuesta a la primera pregunta evaluó a qué debía destinar la mayor parte de su tiempo para mejorar como docente y estableció un listado de ocho recomendaciones que compartimos a continuación. “Si es importante, encontrarás una manera de hacerlo. Si no, entonces buscarás una excusa”, recuerda Sheninger.

Debes comprometerte a entrar más en las aulas. En primer lugar, no puedes solucionar los problemas del aula si no los conoces de primera mano. También es imposible dar a los maestros una información valiosa por las mismas razones. Uno de los cambios más importantes como director que hizo este educador fue comprometerse a pasar tiempo en las aulas todos los días.

Dedica parte de tu tiempo a anotar sugerencias de mejora. Se trata de una poderosa forma de liberarnos del estrangulamiento que el calendario tiene sobre nosotros. Al bloquear tiempo para redactar nuestras observaciones, estaremos dedicando tiempo a anotar sugerencias que mejoren la enseñanza y el aprendizaje.

Lidera el aprendizaje profesional de tus docentes. No pidas a otros que hagan lo que tú no estás dispuesto a hacer. Planea y organiza talleres y sesiones de trabajo con los profesores de tu escuela que sirvan a todos para mejorar.

Asiste también a formación para mejorar como profesional. Necesitas romper con tus obligaciones de gestión para mantenerte a la vanguardia de las últimas tendencias en educación y para dar a tu cerebro el impulso necesario.

Conecta con tus estudiantes

Imparte algunas clases. Cubrir las clases de un compañero/a para que estos puedan asistir a otras clases o a un curso, no solo te saca del despacho, sino que también te brinda la oportunidad de conectar con los alumnos.

Comparte tiempo con los alumnos al entrar y salir de la escuela. No planees reuniones durante el tiempo de entrada y salida de los estudiantes al centro educativo. La mejor manera de fomentar las relaciones con las personas es compartiendo una sonrisa, un apretón de manos o unas palabras para comenzar y terminar el día.

Almuerza con los estudiantes para conocer lo que necesitan. Compartir tiempo en la cafetería hablando con tus estudiantes no solamente te dará más tiempo para comer y relajarte, sino que también te proporcionará una información valiosa sobre cómo satisfacer mejor las necesidades de los alumnos.

Delegar. El papel de un líder es crear más líderes. No puedes lograr nada si lo haces todo tú solo. Una vez que comienzas a delegar responsabilidades, liberarás más tiempo para centrarte en otros muchos asuntos tanto o más importantes.

No dejes que el día a día de la gestión te detenga. Todos tenemos la misma cantidad de tiempo durante el día. Y es obvio que el tiempo destinado a la gestión siempre será una parte importante de tu trabajo. Simplemente no dejes que se convierta en el componente dominante que no te permite hacer nada más.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Por qué no se debe limitar el tiempo que los jóvenes pasan delante de una pantalla

– Aprende a estudiar: cinco factores para mejorar la memoria

– Trucos para mejorar una clase aburrida

– ¿De qué formas ha cambiado la enseñanza en los últimos 10 años?

– Atención profesores: 12 formas distintas de comenzar tus clases

– Tres claves en educación que se mantienen y evolucionan

– Cómo la inteligencia artificial está transformando la educación

Deja un comentario