¿Cómo conviven el clima y la atmósfera en una empresa?

“Hasta mediados del siglo XX la ciudad de Londres tenía un clima deprimente y una atmósfera irrespirable. 
La famosa niebla, en la que algunos pretendían encontrar un lado poético, no era más que la consecuencia de una polución mortal. 
Un buen día los londinenses se sentaron a charlar y decidieron, sorpresa, que esa era una tradición, la única, que no iban a mantener, y eliminaron cuantos agentes contaminantes encontraron a su paso, especialmente en la ribera del Támesis (entonces una cloaca): buques, fábricas, carbón… 
La niebla se esfumó. 
No cabe duda de que con ello modificaron poco el clima; incluso en nuestra acepción, el conjunto de condiciones o circunstancias. 
Pero sí la atmósfera, las influencias del ambiente.
Londres es uno de los ejemplos de Planeta Marca Ciudad que rozan la excelencia: examine su núcleo, su subsuelo, su continente y ahora su atmósfera, tan atrayente. 
Londres basa su éxito en valores muy concretos y en un posicionamiento único. Uno de estos valores, muy abandonados en otros lugares, es la tradición. Una tradición amplia y dinámica capaz de combinar a los Tudor con los Rolling Stones”.

Un Planeta Marca puede vivir en un clima adverso, por ejemplo una crisis económica, con una atmósfera agradable (externa e interna) o al revés, un clima favorable y una atmósfera degradada o negativa. Incluso trasladarnos a un clima neutro con una atmósfera neutra. Infinidad de opciones.

En general parece que mientras el clima es un factor menos controlable, más vinculado a los avatares del conjunto de la vida empresarial y económica, la atmósfera puede ser algo más manejable dependiendo de cómo gobernemos nuestro Planeta Marca.

Tanto clima como atmósfera son intrínsecamente inestables y hasta impredecibles. Por su propia condición pueden tornarse a favor o en contra en cualquier momento y a gran velocidad, por tanto necesitan una vigilancia constante y una capacidad de anticipación imprescindible.

Planeta Marca, el segundo título de Ignacio Ochoa para la editorial Pearsonequipara el mundo de la empresa y de las marcas con el mundo de los planetas para demostrar de forma original por qué las marcas pueden ser el activo más valioso de una empresa.

El libro ya está disponible en librerías, y si no lo tienen en la tienda, nos lo pueden encargar si proporcionas el título o este ISBN 9788415552703 a tu librero/a habitual. También se puede comprar en las webs de Amazon, Fnac, Casa del Libro o JetLibros.

Post elaborado por Manuel Caro

Deja un comentario