Lonely Planet, una historia de amor convertida en gran negocio

“Para mi primer viaje al sudeste asiático a finales de 1970, un amigo mío me prestó su raída copia de lo que había sido una pequeña guía amarilla: ‘South-East Asia on Shoestring’. “Será tu mejor compañero de viaje”, me dijo, y no le faltó razón.

El mercado de guías de viaje parecía un mercado consolidado, incluso saturado, a principios de los años 70. Lo dominaban las guías Baedeker, Fodor y Michelin, que se diferenciaban sobre todo por el color de sus cubiertas: roja, azul y verde, respectivamente. También estaban las Frommer ‘Europa, 5$ al día’ para presupuestos más ajustados. Y, por supuesto, estaba (y ahí sigue) la fantástica (y enorme) ‘South American Handbook’ que alterna la historia y la cultura con consejos prácticos de todo tipo para viajar sin problema. Sin embargo, cuando Tony y Maureen Wheeler iniciaron su larguísima luna de miel de un año en un destartalado coche desde Londres a Sydney, en 1973, se dieron cuenta de que había pocas guías que realmente les pudieran orientar. Tenían que buscar dónde quedarse, qué hacer y cómo llegar. Al llegar a Sydney “sin un centavo” decidieron contar las vivencias del viaje en unas cuantas cuartillas, sentados en la mesa de la cocina.

‘A través de Asia con gastos mínimos’ vendió 1500 copias a la semana de su publicación. Los Wheeler habían metido en el mercado de viajeros una variante de las huellas hippies de Londres a Afganistán de finales de los sesenta, que se extendió como hongos entre jóvenes australianos con un insaciable apetito por viajar en coche; ahorrando primero, viajando por el país durante un año, después trabajando un año en un bar de Earls Cort para ahorrar de nuevo y luego viajando otro año para ir volviendo a casa con calma. Y Lonely Planet estaba allí para ayudarles.

Pero todavía no estaba rematada. En 1982, Mark Ellingham publicó la ‘Rough Guide to Greece’, llena de reseñas históricas y culturales al estilo de ‘South American Handbook’, pero apuntando más hacia el estilo de Lonely Planet. A partir de ahí, fue saliendo una serie de guías de Europa y ambas comenzaron a competir, especialmente después de que Penguin comprara Rough Guides en 1995. Al igual que lo que ocurrió con EAT y Pret A Manger (Capítulo 4) ambos contrincantes se beneficiaron de esta rivalidad. La estrategia de Lonely Planet fue, desde el principio, ser diferente, sin miedo a gigantes como Michelin y Fodor. Los Wheeler identificaron un nicho de mercado listo para crecer a gran velocidad e hicieron un producto a la medida de ese nicho.

En el año 2000, maduro ya su producto, la estrategia de Lonely Planet fue crecer hacia un producto de mayor divulgación y accesible a través de nuevos medios. Elaboró guías temáticas (por ejemplo, sobre lenguas, comida y sendas), sacó su propia revista de viajes e incluso produjo programas sobre viajes en TV. Además, montó un sistema de información de viajes online y una agencia, inevitablemente más completas que los libros, con cierto peligro de canibalismo. Los viajeros que se quieren informar de cualquier cosa pueden acceder sin problema a Lonely Planet desde un café con conexión a Internet de La Paz, Lilongwe o Luang Prabang. Pero los libros se siguen vendiendo sin problema. A los viajeros, por lo visto, les gusta hojear los libros en el bar o en la cama antes de dormir.

Lonely Planet es la historia de un éxito rotundo. Una historia verdadera de amor convertida en negocio puntero en todo el mundo. En el año 2007, BBC Worldwide compró todos sus derechos convirtiendo a esos dos hippies de antes en multimillonarios“.

Este gran ejemplo de ESTRATEGIA es una de las historias que podréis descubrir en la Guía Financial Times para escribir el Plan de Negocio, de Vaughan Evans, la traducción al español de The Financial Times Essential Guide to Writing a Business Plan editada por PEARSON.

“Este libro es claro, legible y rotundo sobre los fundamentos que todo plan de negocio debe atesorar. Si estás pensando en hacer uno, no lo dudes, éste es tu libro”,        John W. Mullis, profesor de Management de la London Business School.

El libro incluye consejos aplicables tanto para un negocio de nueva creación o start-up, como para uno ya establecido que busca nuevos apoyos, por lo que se convierte en el mejor manual para aprender cómo lograr financiación para crear o reinventar tu negocio.

La Guía Financial Times para escribir el Plan de Negocio ya está disponible en cualquier librería y también se puede comprar online a través de este enlace, con un descuento del 5%.

Artículo elaborado por Manuel Caro

Deja un comentario