Mitos y realidades de las entrevistas de trabajo

Puede que pienses que lo que hace diferentes a quienes tienen éxito en las entrevistas de trabajo es que se venden de forma muy agresiva; que disponen siempre de respuestas perfectas; que son capaces de resumir su carrera profesional en tres minutos; o que sientas que están mejor educados, tienen una mente mejor articulada o son más elegantes que tú. Pues todo es completamente falso.

A continuación repasaremos los Mitos y realidades de las entrevistas de trabajo, un texto que forma parte del capítulo 1 de Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, una de las novedades de los libros profesionales de Pearsonque ya puedes pedir en tu librería habitual, proporcionando el ISBN 9788415552109, o comprar desde casa en PearsonAmazonFnacLibrerías L o Casa del Libro.

Mitos y realidades de las entrevistas de trabajo

Quien se lleva el puesto es la gente agresiva.

Esto puede ser cierto en aquellos puesto de trabajo en los que la agresividad esté ligada al rendimiento, como por ejemplo en los puestos de carácter comercial, pero lo más común es que la cosa sea al revés.

El saber hacer una buena entrevista es un don con el que se nace, no algo que se aprende.

Díselo a todas esas personas que a lo largo de este año han aprendido a ser entrevistadas.

Nunca sabes qué es lo que va a pasar en una entrevista.

Con la preparación y el estado mental adecuados, puedes predecir tres de cada cuatro preguntas que se vayan a plantear. También tendrás una mayor probabilidad de responder adecuadamente a las preguntas inesperadas si dedicas tiempo a prepararte para lo inesperado.

La preparación no puede transformar a un entrevistado mediocre en un actor de primera fila.

Si se los aplica en las áreas correctas, los pequeños cambios pueden representar una gran diferencia.

Es cuestión de números –lo que hace falta es sufrir decenas y decenas de entrevistas sin sentido.

Todo lo que hagas para mejorar tu capacidad como entrevistado hará aumentar tu probabilidad de éxito y acortará la carrera de obstáculos.

Necesitas aprender de memoria una serie de buenas respuestas.

No es así, pero sí que tienes que tener preparado una serie de cortas alocuciones y saber perfectamente a dónde te lleva cada una de ellas antes de comenzar.

Los entrevistadores van improvisando sobre la marcha –todo es impredecible.

En ocasiones te sorprenderán con preguntas inesperadas, pero la mayoría de los candidatos que dicen que no pudieron entender las preguntas es porque no habían invertido el tiempo suficiente en tratar de entender lo que está buscando la empresa.

Las personas obtienen el puesto mintiendo en la entrevista.

Aunque los candidatos tienden a sobrevalorar sus capacidades en la documentación que aportan, en una entrevista hace falta mucha más sangre fría para mentir en las respuestas. Ni lo intentes.

Si te muestras apocado y silencioso entonces es que no lo has hecho bien.

Las empresas buscan gente que sea capaz de hacer el trabajo, no estrellas para el club de la comedia. El poner en evidencia tus capacidades de manera prudente puede funcionar, especialmente si la empresa está buscando a alguien que haga su trabajo sin grandes alharacas.

Sin un título o una cualificación profesional siempre estarás en la parte inferior de la pila.

Muchas personas desarrollan carreras profesionales de gran éxito con solo sus capacidades, conocimientos y características personales. Aprende a mostrar que puedes hacer las mismas cosas que aquellos que tienen un título y que además tú tienes experiencia.

Los resultados de los tests cuentan más que las entrevistas.

Esto no es cierto casi nunca. De hecho, las empresas tienden a ajustar o a ignorar las puntuaciones de los tests, dando a prioridad a los candidatos que “parecen” adecuados.

Las referencias profesionales descubren información confidencial.

Los entrevistadores raramente utilizan las referencias profesionales, y desde luego no les conceden gran importancia.

En la entrevista van a comprobar cada detalle de mi currículum.

Es bastante poco probable. Se centrarán en las áreas que se ajusten claramente al puesto de trabajo y en aquellas que haya un claro desajuste. La entrevista permitirá indagar en detalle en las áreas problemáticas, como por ejemplo, los huecos existentes en el currículum o los proyectos incompletos –así que prepara material de antemano para esas áreas.

La mayoría de las entrevistas hoy en día son una mera formalidad –el candidato apoyado desde el interior de la empresa es quien se va a llevar el puesto.

Esto puede ser cierto, y en ocasiones hay maneras de averiguarlo de antemano; sin embargo, las empresas también están abiertas a la incorporación de nuevos talentos y pueden incluso crear un nuevo puesto para ti.

Nadie es capaz de obtener una imagen correcta en una entrevista.

En una entrevista solo es necesario proporcionar la suficiente información como para obtener el puesto de trabajo.

Los paneles de entrevistadores proporcionan resultados totalmente impredecibles.

Sentarse delante de un panel de entrevistadores puede ser un auténtico dolor de cabeza –consulta el Capítulo 14– pero hay preguntas y comportamientos de los entrevistadores que son perfectamente predecibles.

Todo está relacionado con la personalidad del entrevistado.

Todas las entrevistas sirven para tratar de visualizar cómo trabajarías tú en un contexto concreto y por supuesto que importa lo bien que vayas a encajar en un equipo de trabajo. Sin embargo, lo que haces y lo que sabes también importa.

Si siempre obtienes un “no” por respuesta, lo más probable es que nunca consigas encontrar un trabajo.

Suena como una buena excusa para rendirse. No aceptes como evaluaciones incontestables unos resultados que tienen bastante de aleatorio –mira Capítulos 19 y 20.

Los entrevistadores saben lo que están haciendo.

A veces es cierto y a veces es completamente falso, razón por la cual resulta tan peligroso aceptar las cartas de rechazo como una verdadera indicación de tus capacidades reales.

Una serie repetida de fracasos suele querer decir que te espera una búsqueda muy larga.

O puede querer decir que necesitas reflexionar acerca de tu estrategia. Golpear tu cabeza siempre contra la misma pared y de la misma forma, no es una estrategia a largo plazo muy recomendable.

Lo único que importa es a quién conozcas –la entrevista es una mera formalidad.

Las empresas tienden a preferir a los candidatos de los que han oído hablar, pero también sienten curiosidad por los talentos que puede haber por ahí fuera aún por descubrir. Parte de tu trabajo consiste en establecer rápidamente una relación, para que empiecen a conocerte.

Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo es una de nuestras novedades en libros profesionales. Un manual que te mostrará las técnicas para ser capaz de mirar más allá del anuncio y saber lo que la empresa busca realmente; enfrentarte a todo tipo de entrevistas y preguntas; y destacar entre todos los candidatos. Un libro que ya puedes pedir en tu librería habitual, proporcionando el ISBN 9788415552109, o comprar desde casa en PearsonAmazon, Fnac, Librerías L o Casa del Libro.

Artículo elaborado por Manuel Caro

Cuentos para conseguir empleo

Enfrentarse a la búsqueda de empleo es difícil y en los tiempos que corren, todavía más, porque son menos las oportunidades. Hoy te ofrecemos un truco procedente de Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, una de las novedades de Pearson en libros profesionales, y que analiza la relación entre los cuentos y las entrevistas de trabajo. Así empieza la historia…

“¿Qué fórmula ha funcionado durante siglos? La única que ha resistido el paso del tiempo son los cuentos de hadas. Los cuentos de hadas se contaban en voz alta y se transmitían de una generación a la siguiente. Piensa en como comienzan:

“Érase una vez en un país lejano, en el que vivía un apuesto y valiente príncipe”. Construye la historia de forma apropiada, hay demasiadas personas que se lanzan directamente a hablar de su logros y luego se quedan preguntándose por qué el entrevistador no se muestra impresionado. Construye el contexto apropiadamente: ¿Cuál era la situación? ¿Cuál era el problema?

Esto está estrechamente relacionado, por supuesto, con el lugar de trabajo. “Érase una vez en un país lejano” se traduce como “Hace tres años, cuando estaba trabajando para XYZ como director financiero…”

A continuación, presenta a los personajes: la bruja malvada, el enorme lobo sanguinario y por supuesto al héroe, tú. Es necesario que tú seas el protagonista de la historia, de manera que no sea la historia del proyecto o del equipo, sino de lo que tú hiciste. Haz que el héroe sea el centro de la historia.

Presenta el caso como una aventura, porque todo cuento de hadas es una aventura: ríos que cruzar, montañas que escalar, dragones que vencer. No pasa nada si las cosas salieron mal, porque eso demuestra capacidad de aprendizaje y la habilidad para recuperarse de los desastres. Aprende también a hacer crecer el suspense. Describe la manera en que, como héroe, demostraste ingenio, ganaste la partida y te llevaste el premio. Un cuento de hadas termina con “y vivieron felices y comieron perdices”. ¿Cómo terminó tu historia? ¿Cuáles fueron los efectos a largo plazo de tus acciones en las organizaciones para las que trabajaste?

Construir la historia implica centrarse en los detalles memorables. Piensa en la manera en que se describe a la princesa en un cuento de hadas –sus rubios cabellos, la tela de su vestido. Estos son detalles de la historia que permanecen en nuestra memoria, por lo que en ocasiones tendrás que describir las lentejuelas. Cuando termine la entrevista, ¿cuáles serán esas tres o cuatro lentejuelas que van a recordar? Examina tu historia y pregúntate a ti mismo: “¿Dónde está héroe? ¿Dónde está el dragón? ¿Dónde están las lentejuelas?”.

Aprende a contar la historia en voz alta. Los cuentos de hadas fueron escritos para ser oídos, por lo que es vital que cuentes las historias. Comienza escribiendo los detalles fundamentales y luego narra la historia en voz alta. La primera vez que lo hagas, tu puntuación estará en torno a 3 sobre 10. Práctica un par de veces más; es sorprendente, pero la tercera vez que cuentes la historia estarás más próximo a 9 sobre 10. Pide opinión a alguien si puedes, pero puedes estar seguro de que tú mismo serás capaz de detectar la mayor parte de los problemas. Ten preparadas varias historias, imagínatelas en una serie de cajas de  colores dispuestas a tu lado en la sala de entrevistas y listas para ser contadas.”

El texto ha sido extraído del artículo ¿Dónde están las lentejuelas?, firmado por Kate Howlett, de Ruspini Consulting, para Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, una de las novedades de Pearson en libros profesionales.

Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, ya está disponible en librerías. También lo puedes pedir en tu librería habitual proporcionando el ISBN 9788415552109, o comprar en Pearson, Fnac, Librerías LAmazon Casa del Libro.

Artículo elaborado por Manuel Caro

Descubre el catálogo Pearson 2016 de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Científico de datos, una de las profesiones con más futuro

– Los perfiles profesionales más demandados en 2016

– ¿Qué es el coaching educativo?

 

Las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo y lo que realmente quieren saber con ellas

Cuando te enfrentas a una entrevista de trabajo, sientes que hay miles de posibles preguntas. Pero que eso no te sirva de excusa para no prepararte ninguna. No ignores el hecho de que existen algunas preguntas que casi siempre te van a hacer y que puedes prepararte de antemano.

En ello se centra “¿Qué me van a preguntar?”, el capítulo 11 de Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, una de las novedades de Pearson España en libros profesionales. Un manual que te mostrará las técnicas para ser capaz de mirar más allá del anuncio y saber lo que la empresa busca realmente; enfrentarte a todo tipo de entrevistas y preguntas; y destacar entre todos los candidatos.

Hoy te mostramos 20 de las preguntas más frecuentes en las entrevistas de trabajo y qué es lo que realmente te están preguntando con ellas. A continuación en negrita te mostramos lo que te preguntan y, después de cada pregunta, lo que verdaderamente te están preguntando. ¡No olvides prepararte las respuestas!

1. Háblanos de ti.

Ayúdanos. Haznos una breve panorámica de tu carrera profesional o de tus capacidades clave.

2. ¿Por qué estás buscando trabajo?

¿Hay algún problema con los resultados en tus anteriores puestos de trabajo? ¿Estás buscando trabajo porque lo has decidido tú o forzado por las circunstancias?

3. ¿Qué es lo que te gustaba y te disgustaba en tu último trabajo?

¿Qué es lo que te motiva, qué es lo que hace que pierdas el interés y hasta qué punto eres crítico con la última empresa para la que has trabajado?

4. ¿Con qué rapidez comprendes las situaciones?

¿Eres alguien a quien se pueda formar? ¿Aprendes rápidamente?

5. ¿Cómo respondes a la supervisión?

¿Respondes bien a las instrucciones y a los comentarios sobre tu actuación?

6. ¿Qué impacto causas en los demás?

¿Qué es lo que tus compañeros van a decir sobre tu estilo de trabajo?

7. ¿Qué aportas a los equipos de trabajo?

¿Hasta qué punto eres consciente de cuál es tu contribución natural a un equipo?

8. ¿Quién fue tu mejor jefe y cuál fue el peor?

¿De quién has aprendido? ¿Eres difícil como subordinado?

9. ¿De qué estás más orgulloso en tu vida laboral?

¿Qué es lo que has conseguido? ¿Qué cosas son las que te entusiasman en el trabajo?

10. ¿Cuáles han sido tus mayores desafíos?

¿Dónde te han hecho ir más allá de tu zona de confort?

11. ¿Cuáles son tus fortalezas y tus debilidades?

¿En qué puntos es más probable que destaques o en cuáles es más probable que

constituyas un problema?

12. ¿Cuán flexible eres?

¿Te vas a ajustar rígidamente a la descripción del puesto de trabajo?

13. ¿Qué valor has añadido en tus anteriores puestos de trabajo?

¿Cuándo has ido más allá de los requisitos que el puesto de trabajo planteaba?

14. ¿Cómo respondes al estrés y a la presión?

¿Cómo te comportarás en un entorno de trabajo muy dinámico?

15. ¿Por qué deberíamos elegirte a ti de entre una serie de candidatos interesantes?

¿Qué es lo que te proporciona una ventaja? ¿Cómo vamos a recordarte cuando acabe la entrevista?

16. ¿Qué cosas son las que te entusiasman o apasionan?

¿Hasta qué punto te importa el trabajo? ¿Cómo podemos motivarte?

17. ¿Qué cosas te molestan?

¿Es posible que molestes tú a tus compañeros con un comportamiento inapropiado?

18. ¿Qué cambios esperas poder aportar a este puesto de trabajo?

¿Cómo marcarás la diferencia en los primeros meses después de que te contratemos?

19. ¿Cuáles son los objetivos de tu carrera profesional?

¿Has tenido una carrera profesional con un hilo conductor claro o simplemente una serie aleatoria de puestos de trabajo?

20. ¿Por qué quieres este puesto de trabajo?

¿Qué es lo que hace que este puesto de trabajo sea el siguiente paso natural para ti dentro de una carrera profesional coherente?

Y por último, como se subraya en Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, recuerda que no necesitas convertirte en lo que no eres. No necesitas ser absolutamente original, no necesitas ser un candidato entre un millón y no necesitas simularlo. Un buen resultado depende de tu actitud, del impacto que causes y de la forma en la que presentes en las entrevistas tus capacidades y tu experiencia.

Puedes consultar las reseñas publicadas en medios de comunicación sobre Cómo triunfar en las entrevistas de trabajo, que ya puedes pedir en tu librería habitual, proporcionando el ISBN 9788415552109, o comprar en la tienda online de Pearson.

Artículo elaborado por Manuel Caro