Ventajas de la evaluación online frente a los exámenes tradicionales en papel

No hay duda de que la tecnología está cambiando la educación. Enseñar y evaluar a los estudiantes ya no está restringido a las cuatro paredes del aula. Puede suceder en cualquier momento y lugar con la ayuda de equipos digitales e Internet.

No es sorprendente entonces que cada vez más educadores pasen gradualmente de los métodos tradicionales a soluciones tecnológicas más prácticas. No solo para ellos, sino también para los estudiantes. A continuación repasamos 7 ventajas de usar métodos de evaluación online frente a los tradicionales exámenes en papel desde la perspectiva de un estudiante.

1. Obtener de inmediato el resultado de una prueba aporta tranquilidad.

Los estudiantes experimentan estrés y ansiedad mientras esperan los resultados de un examen. Un problema que, a excepción de exámenes de ciertas características como un ensayo, se solventaría con las pruebas online, pues los estudiantes pueden conocer los resultados de sus exámenes de inmediato. Esto revierte en menos ansiedad y presión.

2. La retroalimentación inmediata puede hacer la enseñanza más efectiva.

El momento de la retroalimentación es importante y ésta, según múltiples investigaciones, es más efectiva cuando se realiza inmediatamente después o lo más cerca posible de la realización del trabajo o acción. De modo que con los resultados disponibles, los educadores pueden saber de inmediato qué temas son difíciles de entender y pueden ajustar su enfoque en el tema o la persona, según sea el caso.

3. Los estudiantes pueden realizar el examen en cualquier momento y lugar.

Aunque esta libertad dependerá de las reglas establecidas por el docente, que tendría la posibilidad de restringir el examen a una determinada dirección IP o a un período de tiempo concreto. Sin embargo, con los exámenes online siempre existe esa posibilidad de eliminar restricciones espacio-temporales para acceder a la prueba desde cualquier lugar, con cualquier dispositivo (teléfonos, tabletas, ordenadores…) y delimitado a cualquier período de tiempo (horas, días, etc.).

Mas interactivos, divertidos y cómodos

4. Son más divertidos e interactivos al incorporar elementos multimedia.

A diferencia del papel, los exámenes online pueden incorporar elementos multimedia como vídeos o grabaciones durante la propia prueba. Estos elementos involucran a los estudiantes en el aprendizaje que, como aprendices visuales y auditivos, pueden concentrarse más en la prueba gracias a esos estímulos audiovisuales que van más allá de una simple página de papel.

5. Los estudiantes pueden hacer el examen en un ambiente más cómodo.

Las aulas no están diseñadas precisamente para disfrutar de una gran comodidad a la hora de afrontar un examen. Las sillas incómodas, los ruidos, la luz dura y la extremada proximidad de otros estudiantes resultan incómodas. Se trata de circunstancias que no favorecen la concentración, la memoria y la creatividad.

6. Evitan los desplazamientos y el estrés que conllevan, y ahorran dinero.

El desplazamiento hacia un examen puede ser estresante. El tráfico y el ruido se suman a la ansiedad con la que se afronta el propio examen. De hecho, se suele aconsejar a los estudiantes que lleguen al lugar donde se realizarán los exámenes al menos una hora antes, para que el cerebro tenga tiempo de calmarse y prepararse para el examen. Una prueba online permite un ahorro de tiempo y de estrés, que puede ser de horas, y que pueden utilizarse para estudiar o repasar.

7. La tecnología se adapta fácilmente a los estudiantes con discapacidades.

Otra de las grandes ventajas de los exámenes online es que ofrecen métodos de evaluación alternativos para personas con discapacidades. Por ejemplo, los estudiantes con problemas de motricidad pueden, en lugar de escribir, simplemente tocar la pantalla para indicar sus respuestas. La voz también es una recurso frente al texto escrito que puede usarse en pruebas como los ensayos. En definitiva, las posibilidades son infinitas.

Otras ventajas de las evaluaciones online

También hay que añadir el hecho de que las generaciones más jóvenes, como nativos digitales, son expertas en el uso de dispositivos móviles. Pues el uso de estas herramientas forma parte de su vida y se sienten mucho más cómodos con su uso que con un papel y un bolígrafo. De modo que el uso de la tecnología puede ayudar a que la experiencia de examen sea más relajada y atractiva.

Y por último, para prevenir posibles trampas, los exámenes online tienen sus propios métodos de seguridad y confidencialidad. Desde la utilización de contraseñas de usuarios hasta la posibilidad de incluir alertas cuando los candidatos copian y pegan o toman una captura de pantalla de una página. Incluso las preguntas también pueden ser aleatorias o extraídas de una base de datos para dificultar aún más los intentos de engañar al sistema.

Gracias a su eficacia, las pruebas online han demostrado ser una herramienta de gran valor en la educación moderna, que beneficia tanto a educadores como a estudiantes y es muy probable que la mayoría de exámenes en el futuro se realicen con tecnología.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– ¿Cuáles son los cualidades de un buen liderazgo?

– Cinco barreras a la innovación en la educación

– Ocho reglas de oro para los profesionales de eLearning

– ¿Qué debes valorar para decidir estudiar online o presencial?

– Por qué no se debe limitar el tiempo que los jóvenes pasan delante de una pantalla

Deja un comentario