Cinco barreras a la innovación en la educación

Son muchas las barreras que se encuentra la innovación en la educación antes de irrumpir y asentarse en el campo educativo. Desde los padres a los propios maestros, pasando por situaciones que lastran la llegada de la innovación a las aulas. Repasamos algunas de ellas:

Padres ocupados

La mayoría de los padres están acostumbrados a una forma de ser educados, como eran las cosas cuando estaban en la escuela. Y las nuevas formas de aprendizaje les confunden. Pero si le sumamos que la mayoría están muy ocupados se hace más difícil su apoyo a sus hijos. Algo que se puede corregir, pero si tanto padres como maestros están demasiado ocupados para hablar regularmente, es difícil que se produzca dicha corrección.

Rotación de maestros

El continuo ir y venir de los docentes en las escuelas es un impedimento para la innovación, que requiere entre otras condiciones para despegar: influencia, confianza, organización, comunicación, etc.

Reuniones

Las reuniones son indudablemente necesarias, pero con tantas herramientas digitales y formas de comunicación disponibles, un gran porcentaje de la información que se intercambia en las reuniones podría compartirse de otro modo. Si las plataformas digitales y redes sociales pudieran usarse para reducir la duración y frecuencia de las reuniones, los educadores podrían tener más tiempo para relajar sus mentes, leer sobre educación sin prisa y, como consecuencia, innovar.

Planes de estudio

Con el objetivo de que todos los educadores de un centro vayan en la misma dirección, la mayoría de escuelas adoptan un plan de estudios. Esto proporciona la idea de que todos los educadores parten del mismo lugar y quieren llegar al mismo destino, pero desafortunadamente reprime la innovación y, en última instancia, reduce la capacidad de los docentes. El plan de estudios tiene que ser flexible y ofrecer experiencias personalizadas.

Maestros con exceso de trabajo

No es una cuestión de días más cortos, menos estudiantes o veranos más largos, sino más bien de cómo las escuelas apoyan a los educadores en el desarrollo de innovaciones verdaderamente duraderas. La innovación y el cambio se apoyan en una colaboración entre estudiantes, educadores y las comunidades en las que viven. Pero si el maestro se está ahogando en tareas de papeleo, reuniones y otras responsabilidades, la verdadera innovación siempre serán un objetivo mucho más difícil de alcanzar.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Ocho reglas de oro para los profesionales de eLearning

– ¿Qué debes valorar para decidir estudiar online o presencial?

– Por qué no se debe limitar el tiempo que los jóvenes pasan delante de una pantalla

– Aprende a estudiar: cinco factores para mejorar la memoria

– Trucos para mejorar una clase aburrida

– Atención profesores: 12 formas distintas de comenzar tus clases

Deja un comentario