Aprende a estudiar: cinco factores para mejorar la memoria

Como profesores y como estudiantes a veces la memoria nos juega malas pasadas. Pero estos fallos de la memoria se deben más bien a que el proceso de codificación de la información no ha sido el adecuado, más que al hecho de que no recordemos lo aprendido. Atendiendo a esto vamos a repasar una serie de consejos que se pueden aplicar fácilmente a la forma en la que enseñamos en clases para aconsejar a nuestros estudiantes.

Atender. Son muchos los estudiantes que mientras escuchan a su profesor/a en clase se distraen atendiendo a la vez sus móviles por ejemplo. Recuerda a tus alumnos que la mayoría de los fallos de memoria no son problemas con la recuperación sino con la codificación. Muchas veces no encontramos dificultad para extraer una información que hemos adquirido antes. El problema es que nunca la hayamos adquirido antes.

Utiliza el ejercicio tan sencillo de pedirles que dibujen un billete o una moneda de memoria. Tus alumnos se darán cuenta rápidamente de que han “olvidado” qué imagen hay en ese billete o moneda que han utilizado tantas veces. Explícales que no han olvidado cómo es sino que en realidad nunca se han molestado en codificar esa información. Esto demuestra que para recordar algo necesitan involucrarse, dejar de lado otras distracciones y centrarse en la tarea en cuestión.

Procesamiento profundo y conexión personal. El procesamiento profundo implica pensar en el significado de la información y conectarla con experiencias personales. Presenta a tus alumnos una lista de adjetivos. Para algunas de las palabras pregúntales cómo se deletrean por ejemplo; para otras pregúntales si sienten que esa palabra les describe; y otras simplemente no hagas mención a ellas. Más tarde, pide a tus alumnos que recuerden la mayor cantidad de palabras posible de esa lista de adjetivos.

Es mucho más probable que los estudiantes recuerden las palabras de la lista sobre las que tuvieron que pensar en sus significados y aplicarlas a ellos mismos que el resto. El simple hecho de leer un párrafo de un texto o escuchar una clase no garantiza que se codifique en la memoria. Lo que uno piensa mientras escucha o lee es lo que importa.

Estudiar no consiste en repetir

Crear tus propios ejemplos. Los estudiantes a menudo piden a sus profesores que pongan ejemplos cuando explican algo. Aunque los ejemplos y las explicaciones proporcionados por el docente son importantes, demuestra a tus alumnos que es más importante que presenten ellos sus propios ejemplos. Hay investigaciones que revelan que una persona es capaz de recordar mejor los conceptos cuando utilizó señales generadas por ella que cuando usó las proporcionadas por otra persona.

Conocer previamente el contexto. Los profesionales de la educación saben que los estudiantes casi siempre van a clase sin preparar antes el tema. Los estudiantes argumentan que prefieren escuchar la clase antes de leer el capítulo. Para explicar por qué es importante leer el capítulo antes de la clase, demuestra cómo la mitad de la clase es capaz de recordar y entender mejor una lección gracias a conocer el contexto previamente, que la otra mitad de la clase que desconocía por completo el contexto del tema y para los que las explicaciones no tienen tanto sentido.

Entender antes que leer repetidamente. Contrariamente a lo esperado, hay investigaciones que han demostrado que leer un pasaje solo una vez y luego obligarse a recordarlo de memoria conduce a una mejor retención que leer el pasaje repetidamente. Incorpora pruebas durante el curso, y anima a tus estudiantes a que se autoevalúen. Leer un texto y preguntarse qué se acaba de leer será más efectivo que leerlo dos veces.

Estos consejos pueden cambiar la forma en la que estudian tus alumnos para que aprovechen mejor el tiempo y su tiempo de estudio sea de mayor calidad.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Trucos para mejorar una clase aburrida

– ¿De qué formas ha cambiado la enseñanza en los últimos 10 años?

– Atención profesores: 12 formas distintas de comenzar tus clases

– Tres claves en educación que se mantienen y evolucionan

– Cómo la inteligencia artificial está transformando la educación

– ¿Qué significa enseñar?

Un pensamiento en “Aprende a estudiar: cinco factores para mejorar la memoria

Deja un comentario