¿De qué formas ha cambiado la enseñanza en los últimos 10 años?

La enseñanza cambia y evoluciona de forma inevitable con el paso de los años. La cultura y el conocimiento son dinámicos y como docentes hay que estar al día para no quedar desfasados. Para hacernos una idea de cómo cambia la educación, repasaremos varias cosas que son diferentes a hace sólo diez años.

1. Los contenidos están diseñados para ser duplicados y compartidos

Los dispositivos digitales lo han cambiado todo. Promueven la personalización, ofrecen acceso directo a todo, y son interactivos y móviles. De modo que si la alfabetización es comprender cómo leer y escribir, entonces todo lo que se lee o se escribe y crea digitalmente también es ante todo leer y escribir, pero con matices únicos que requieren de la labor de los docentes para hacerlo bien.

2. El móvil es lo primero

El aprendizaje móvil implica que los estudiantes pueden aprender mucho más allá de sus aulas. De hecho, en un entorno de aprendizaje permanente tienen la necesidad de hacerlo por sí mismos. Pueden usar Skype para asistir a otras clases, hacer uso del aprendizaje basado en proyectos o participar en pruebas de aprendizaje experimental. Esto representa un cambio gigante para la educación.

3. La equidad y la identidad importan a los estudiantes más que nunca

El acceso a la tecnología, los problemas socioeconómicos, las barreras idiomáticas… Son problemas que los docentes deben enfrentar tanto en el currículo como en las clases para que todos los estudiantes tengan las mismas oportunidades.

Estudiantes y profesores

4. Los estudiantes y profesores siempre están conectados

Se espera que los maestros planifiquen, publiquen, compartan y colaboren permanentemente con otros profesores y que insten a sus alumnos para que hagan lo mismo con sus compañeros, con los propios profesores o con otros estudiantes que no se encuentren en el mismo centro educativo.

5. La tecnología tiene un enorme potencial para cambiar la educación 

Ya hay disponibles aplicaciones que se adaptan al rendimiento del alumno de una manera que los profesores no pueden. Y es cierto que estas apps podrían reemplazar a los docentes en algunas tareas que se pueden automatizar sin perder su eficacia.

6. La información está en todas partes pero la sabiduría es escasa

Los docentes cada vez tienen más complicado convencer a un alumno para que les escuche en clase explicando por ejemplo un episodio histórico del cual puede buscar un vídeo de apenas unos minutos en YouTube, alguna web dedicada a esa idea o un curso gratuito en Coursera de un profesor de una universidad de prestigio. Las posibilidades de información son múltiples, pero quien la conoce de la manera correcta no lo es.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Atención profesores: 12 formas distintas de comenzar tus clases

– Tres claves en educación que se mantienen y evolucionan

– Cómo la inteligencia artificial está transformando la educación

– ¿Qué significa enseñar?

– Diez beneficios del aprendizaje basado en la investigación

– Ocho elementos que tienen las aulas de educadores innovadores

Deja un comentario