¿Está el sector educativo preparado para ser disruptivo?

La palabra “disrupción” apareció repetidamente en la conferencia Learning Technologies celebrada en Londres este 2018. Si ser disruptivo es lo que provocará los mayores saltos en el mundo educativo, ¿está el sector realmente listo para ello? Y por otra parte, ¿de dónde vendrá? Son las preguntas que se hace el experto Peter Phillips, fundador de la empresa Unicorn Training, especializada en eLearning y soluciones educativas, y cuya reflexión compartimos con vosotros esta semana desde el blog.

Como todo lo que se habló durante la conferencia de este año –realidad aumentada, realidad virtual, inteligencia artificial-, a veces sonaba a ciencia ficción para la transformación de la educación. Esta situación plantea a este experto las siguientes preguntas: “¿Quién guiará esos cambios? ¿Se trata de realidad o bombo publicitario?”

También plantea si el lenguaje que una vez más dominó los stands (LMS, estándar, plataforma, cumplimiento normativo) es realmente lo que los visitantes quieren y esperan o el miedo a una posible audiencia conservadora impide que los proveedores rompan el status quo.

¿O es que estas palabras están ya tan arraigadas en la mentalidad de los vendedores, en el marketing y en los lanzamientos de productos que simplemente no saben qué otro lenguaje usar para entusiasmar e inspirar?

Phillips sí notó que aumentaron sin embargo conceptos relacionados con el “microaprendizaje”, o que la relación con la palabra “juego” se ha vuelto omnipresente, a pesar de que, en su opinión, “aún existe una desconexión entre lo que es verdaderamente un juego de aprendizaje y simplemente la gamificación del aprendizaje tradicional”.

Y aunque conceptos como VR (realidad virtual), AR (realidad aumentada) e AI (inteligencia artificial) tenían presencia en el evento del sector educativo, ésta era limitada. Lo que podría ser un reflejo de la falta de confianza en llevar esta tecnología al centro del mercado.

Pasar de la iteración a la innovación en el sector educativo

En alguna ponencia también se discutió la “valentía de algunas organizaciones para hacer algo que nunca se ha hecho antes y arriesgarse a fallar”, que es lo que mueve a una empresa de la iteración a la innovación.

“¿Pero no es esta innovación, cuando ocurre, impulsada más por las demandas de los estudiantes que por la industria misma?”, se pregunta. “Tomemos el aprendizaje móvil como ejemplo. ¿Diseñamos las aplicaciones y la tecnología y la “vendemos” como algo imprescindible para los estudiantes, o realmente reaccionamos ante el hecho de que las vidas de los alumnos ahora están dirigidas por dispositivos móviles?”, apunta para aclarar este asunto.

Asimismo, continúa su  interesante reflexión añadiendo que podría hablarse sobre “el potencial futuro de AR, VR y AI en el aprendizaje”, pero recuerda, “quién lo convertirá en una realidad. ¿Y quién puede pagarlo en este momento de todos modos?”.

“Lo más probable es que la mayor disrupción en el mundo educativo no provenga de nuestra propia industria. De la misma manera que Amazon se abalanzó y cambió la compra de libros para siempre -no era un minorista de libros tradicional-, es totalmente factible que sea alguien externo al mundo aprendizaje quien lo transforme. ¿Estamos realmente listos para eso?”, concluye su interesante reflexión Peter Phillips. Nuestra pregunta sería: ¿qué opináis como docentes y estudiantes al respecto?

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Cómo la inteligencia artificial está transformando la educación

– ¿Qué significa enseñar?

– Diez beneficios del aprendizaje basado en la investigación

– Ocho elementos que tienen las aulas de educadores innovadores

Deja un comentario