Ocho características que debe reunir un entorno de aprendizaje para ser eficaz

¿Cómo puede un docente crear un entorno de aprendizaje realmente efectivo en su escuela? A todos los profesores les gustaría pensar que sus aulas son lugares intelectualmente activos, efectivos y propicios para el aprendizaje y centrados en el estudiante. Pero ¿qué significa exactamente?

La realidad es que no hay una respuesta única, así que recogemos una serie de características que debería reunir un aula efectiva para el aprendizaje a partir del artículo publicado por el experto en educación y fundador de TeachThought, Terry Heick.

1. Los estudiantes deben hacer las preguntas y, además, tiene que ser buenas

Esto es realmente crucial para que todo el proceso de aprendizaje funcione. El papel de la curiosidad no puede subestimarse. Si un alumno inicia cualquier actividad de aprendizaje con poca o ninguna curiosidad natural, sus perspectivas para sacar partido a las clases son escasas. Muchos maestros fuerzan a los estudiantes a hacer preguntas al principio de las unidades o lecciones, a menudo sin éxito.

2. Las preguntas se deben valorar por encima de las respuestas

Las preguntas son más importantes que las respuestas. Por lo tanto, tiene sentido que si las buenas preguntas deben guiar el aprendizaje, se les conceda más valor que a las propias respuestas. Escenifícalo siempre que sea posible, ya sea utilizándolas como método de evaluación, como sistema de puntuación, o simplemente con alabanzas para darles el valor que se merecen.

3. Los contenidos tienen que proceder de distintas fuentes

Las ideas para las lecciones, las clases, las pruebas o los proyectos deben proceder de distintas fuentes. Si todo proviene del aprendizaje formal corremos el riesgo de que nos arrastre siempre en una única dirección. Considera fuentes alternativas como expertos en contenido fuera del mundo de la educación o incluso los propios estudiantes. Y cuando estas fuentes no estén de acuerdo entre sí, utiliza esta analogía para enseñar porque así es el mundo real.

4. Usa distintos métodos de enseñanza

El aprendizaje basado en la investigación, el aprendizaje basado en proyectos, el mobile learning, el aula invertida… las posibilidades son infinitas. Lo más probable es que ninguno pueda adaptarse perfectamente a todo el contenido de tu plan de estudios ni a la diversidad de tu alumnado, pero una de las características de una enseñanza efectiva es la diversidad. También tiene el efecto secundario de mejorar tu capacidad a largo plazo como docente y educador.

5. Avanza en el aprendizaje personalizado

Es probable que el futuro esté en el aprendizaje personalizado, pero por ahora la responsabilidad de enseñar recae casi por completo en los maestros y esto hace que la personalización de la enseñanza sea un desafío difícil de cumplir. Una forma de hacerlo es mediante distintos criterios, no solo por los resultados de la evaluación o el nivel de lectura, sino también el interés o la preparación para el contenido. A medida que avance el curso tendrás la oportunidad de descubrir lo que los alumnos realmente “necesitan”.

Los métodos de evaluación crean polémica

6. La evaluación no es un castigo

Los exámenes y evaluaciones son sólo un intento (a menudo equivocado) de llegar a conocer lo que el alumno ha asimilado en su proceso de aprendizaje. Cuanto más estresante sea para los estudiantes, más separarás a los “buenos estudiantes” de los “buenos pensadores”. Más que con el formato de la prueba, hay que trabajar con el tono y la retroalimentación para hacer entender a la clase en qué les ayuda esa calificación.

7. Los hábitos de aprendizaje evolucionan y se modelan

La curiosidad, la persistencia, la flexibilidad, la creatividad, la colaboración, la revisión o las prioridades. Todas cosas que influyen en cómo modelamos nuestros hábitos de aprendizaje. De hecho, lo que los estudiantes aprenden de quienes les rodean a menudo es menos didáctico y más indirecto y observacional.

8. Desarrolla un espíritu crítico, duda, desafía lo aprendido

Las ideas complejas se vuelven a abordar siempre desde nuevos ángulos. Los conceptos se contrastan en un esfuerzo por maximizar las oportunidades del estudiante para aprender y demostrar la comprensión de los contenidos.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– ¿Cuáles son las características de una buena pregunta?

– Cinco plataformas de eLearning para no parar de aprender

– Cinco ventajas por las que se recomienda usar libros digitales

– Ocho elementos que tienen las aulas de educadores innovadores

Deja un comentario