Cómo enseñar a un estudiante a investigar sin utilizar Google

El aprendizaje basado en la investigación, que supone que los estudiantes deben hacer y responder preguntas en el aula como método de enseñanza, es una de las metodologías pedagógicas más de moda actualmente,

No obstante, la mayoría de los profesionales de la educación hoy no están capacitados para instruir a los estudiantes sobre cómo investigar en un mundo tecnológicamente tan avanzado. Muchos necesitan un curso rápido de actualización. A continuación, exponemos algunos consejos extraídos del texto de Jane Healey publicado en TeachThough y destinados a ayudar a los profesores y estudiantes que se embarcan en una aventura de investigación.

Cómo enseñar a los estudiantes a investigar sin Google

1. Existen métodos más precisos que Google

La mayoría de los adultos usamos Google para buscar información. Y hacerlo no está mal para encontrar respuestas de información general. Pero las preguntas más serias como las de una investigación se necesitan métodos más precisos para encontrar respuestas.

2. LibGuides

Muchas escuelas usan LibGuides para mantener a los estudiantes alejados de los motores de búsqueda más populares y que se centren en una gama de recursos útiles. Los profesores personalizan las listas de sitios para una clase específica, adaptando los recursos disponibles a los temas de investigación. Estas listas proporcionan a los estudiantes sitios con credibilidad para buscar materiales sobre un tema.

3. Selecciona webs para tus estudiantes

Si no tienes acceso a LibGuide, los profesores pueden crear listas de recursos personalizadas para sus estudiantes o compartirlas en la web de la clase.

4. Dar claros ejemplos de modelos a seguir

Bucear en fuentes diversas es un ejercicio difícil para los alumnos porque deben ir más allá en sus nociones de “investigación”. A través del método de preguntas basadas en documentos de cursos de historia se puede reunir una amplia colección de materiales, y analizarlos y responder preguntas durante la clase.

5. Discusión-> Investigación-> Socialización

Los investigadores comparten su trabajo con colegas que ayudan a dar forma al proyecto con sus apreciaciones. Discutir sobre proyectos ofrece a los estudiantes la oportunidad de obtener retroalimentación antes del resultado final.

Asimismo, para imitar el ritual de los grupos de lectura, los docentes piden a sus alumnos que presenten verbalmente qué novedades hay en sus trabajos, lo que les permite comprobar sus progresos y ofrecerles ayuda.

6. ¡Paso a paso!

Por último, antes de afrontar un gran proyecto de investigación, los estudiantes necesitan mini proyectos en los que poco a poco aprenderán a utilizar recursos. Partiendo de conocimientos básicos, los estudiantes podrán abordar proyectos de investigación que requieran cada vez acudir a fuentes más complejas. Cuando la información y opciones de consulta disponibles son abrumadoras, ralentizan el proceso. Reducir las mismas aumenta su confianza para afrontar proyectos más grandes y de mayor calidad.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Cinco plataformas de eLearning para no parar de aprender

– Cómo los docentes online pueden esquivar el agotamiento

– Cinco ventajas por las que se recomienda usar libros digitales

– Ocho elementos que tienen las aulas de educadores innovadores

Deja un comentario