Flipped classroom o clase inversa: el estudio en casa y la práctica en clase

Flipped classroomEl papel del profesor como simple transmisor en el aula ya no funciona porque la realidad educativa que vivimos es cambiante y en estos cambios surgen nuevas tendencias educativas como el flipped classroom. El docente debe pasar a ser un guía y creador de contenido en el proceso de aprendizaje de sus estudiantes.

Flipped Classroom o clase inversa es por tanto un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar la participación de los estudiantes en el aula a través de preguntas y actividades que fomentan la exploración y aplicación de ideas y, en definitiva, el aprendizaje activo, invirtiendo así los modelos tradicionales de enseñanza.

A las sesiones sobre flipped classroom impartidas en los recientes webinars de Pearson para profesores universitarios asistieron casi 200 docentes. Los participantes disfrutaron de los aspectos más importantes para que un docente pueda invertir su clase, como el entorno, la cultura de aprendizaje, el contenido a utilizar o la evolución del rol del docente.

El Flipped Classroom aboga por el estudio en casa y la práctica en clase. En este sentido, las nuevas tecnologías permiten al profesor impartir sus contenidos de manera online, reservando el tiempo de clase para una formación más práctica. Es lo que impulsan herramientas como MyLab & Mastering, que permiten adquirir conocimientos a distancia que luego el alumno compartirá con el profesor y sus compañeros en el aula o MyLab en español, una herramienta de eLearning al servicio de alumno y profesor dirigida al mercado iberoamericano.

Los avances tecnológicos y las demandas de los alumnos cada vez exigen una formación más flexible, multisoporte y personalizada, y están dando lugar a un nuevo modelo educativo que favorece la personalización del aprendizaje, cuyas características empiezan a observarse ya en el ámbito escolar y universitario.

Además, metodologías como flipped classroom o clase inversa no requieren una transformación radical del sistema y están cambiando la forma en la que los estudiantes se relacionan entre sí, con sus profesores y con los centros. Por un lado, el profesorado busca ideas y metodologías alternativas que permitan conectar con los intereses de su alumnado. Y por otro, el alumnado necesita y demanda mayor protagonismo y autonomía.

Pasamos así de un modelo “tradicional” en el que tiene lugar la instrucción por parte del profesor en clase; la asimilación de la enseñanza por parte del estudiante y que éste realiza una actividad para mejorar la asimilación. Y fuera de la clase solo hay tiempo para deberes o tareas para reforzar lo aprendido.

A un modelo “flipped” donde fuera de clase los estudiantes reciben la enseñanza a través de la tecnología (vídeos, podcasts…) y se produce la asimilación de la instrucción por parte del alumno. De modo que durante la clase el estudiante realiza actividades para afianzar el aprendizaje y el profesor es el apoyo para reforzar la enseñanza.

En definitiva, esta metodología aumenta y mejora la interacción entre alumno y profesor; permite una mejor atención a la diversidad y que el profesor conozca mejor a cada alumno; proporciona al alumnado la posibilidad de volver a acceder a los mejores contenidos generados o facilitados por sus profesores; ayuda al alumnado con problemas de aprendizaje; y crea un ambiente de aprendizaje colaborativo en el aula.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Cómo aplicar el Aprendizaje Basado en Proyectos en el aula

– Más de 500 profesionales disfrutaron los webinars Pearson para profesores universitarios

– Novedades Universitarias: los clásicos de Blanchard y Petrucci renuevan sus ediciones

– Tres novedades llegan a la colección de libros de Management de Pearson

– Pearson y ExpertCollege revolucionan la educación en Enfermería

Deja un comentario