Siete consejos respaldados por la ciencia que ayudan a estudiar

Cinco modelos educativos de éxito para los próximos años - Imagen: Christof Van Der WaltSi estás aprendiendo un idioma, a tocar un instrumento o cualquier otra habilidad, hay trucos de aprendizaje respaldados por la ciencia que puedes seguir sistemáticamente para aprender más rápido y mejor. De hecho, gracias a la tecnología y a las numerosas herramientas de comunicación y el acceso a la información con las que contamos hoy, no hay límite para lo que podemos aprender.

Siete recomendaciones respaldadas por la ciencia que ayudan a estudiar mejor:

1. Establecer los objetivos adecuados antes de empezar

Fijarse los objetivos adecuados es el primer paso para aprender algo. Es la base para el éxito o el fracaso, ya que muchas personas establecen objetivos vagos que no ayudan en el largo plazo. Por ejemplo, imagina que quieres aprender a hablar inglés. Un mal objetivo sería: “Quiero aprender inglés para poder viajar a Inglaterra”. Porque es demasiado general. Una meta siempre debe ser visualizable, medible y que tenga una fecha cerrada. De modo que un objetivo mejor sería: “Quiero ser capaz de mantener una conversación de 30 minutos en inglés con un hablante nativo de Londres para julio de 2017″. Ten en cuenta esos tres factores la próxima vez que te fijes una meta.

2. Prográmalo en tu jornada

Lo que no se programa en el calendario, no se hace. A todos nos encanta quejarnos de una cosa: la falta de tiempo. Pero aprender algo nuevo no tiene que llevarte una gran parte del día. De hecho, en tan sólo 30 minutos por día puedes aprender algo nuevo. Si te programas y te obligas a realizar estas pequeñas lecciones, notará cómo mejoras tu conocimiento muy rápido con el paso del tiempo.

3. Divide tu aprendizaje en bloques

El siguiente paso consiste en descomponer y dividir los elementos individuales que necesitas para aprender esa habilidad. Volviendo al ejemplo del inglés, podrías dividir su aprendizaje en cuatro bloques: escribir, leer, conversar y escuchar. Esto te ayudará a conocer los puntos de partida.

4. Centrarse en el 20% vital del aprendizaje

La mayor parte del tiempo, los recursos y el dinero que gastamos no son tan relevantes para nuestro objetivo final como pensamos. El 20% de las tareas, las actividades y el tiempo que destinamos a aprender algo, proporciona el 80% de los resultados deseados. A la hora de aprender un idioma, dedica por ejemplo ese 20% a aprender a mantener una conversación en lugar de centrarte en la lectura, la escritura, etc.

5. Fíjate una recompensa

La fuerza de voluntad está sobrevalorada en nuestra sociedad. Los seres humanos necesitamos ser incentivados de alguna manera. Puede consistir en recibir una recompensa por hacer algo, o recibir un castigo por no hacerlo.

6. Aprende con un profesor

Si hay algún atajo, consiste en aprender con un profesional de la enseñanza. Puedes tratar de hacerlo todo por tu cuenta, pero te llevará mucho más tiempo. Esto demuestra por qué tener un entrenador personal ayudar a ponerse en forma de forma más rápida y eficaz. O por qué los mejores hombres de negocios tienen mentores y asesores a su lado en todo momento.

7. Cuídate

No hay duda de que la salud es una de las cosas más importantes que debemos priorizar para aprender algo más rápido. Si te cuidas, te ayudará a aprender más rápido y recordar mejor. Dormir mejor y hacer ejercicio mejora el aprendizaje en tres niveles: optimiza tu rendimiento intelectual, mejorando la atención y la motivación; prepara nuestro cerebro para adquirir nueva información, fomentando el desarrollo de neuronas en favor de la memoria y la capacidad de aprendizaje.

Descubre el catálogo Pearson de Educación Superior

Otros artículos que te podrían interesar:

– Las ventajas del running para el rendimiento intelectual

– Cinco consejos para completar tu educación

– Cinco plataformas sociales para conectar con otros docentes

 Diez nuevas tendencias en educación

– Los 10 mejores profesores del mundo

Deja un comentario