Cinco problemas de salud que afectan a los estudiantes de hoy

estudiar mejorLos estudiantes universitarios de hoy afrontan unas exigencias que conllevan, en algunas ocasiones, ciertos desórdenes de salud por desgracia cada vez más extendidos. Unas problemas frente a los que hay que sabe actuar a tiempo. Las investigaciones realizadas por la asociación estadounidense National Alliance on Mental Illness sobre la salud mental en los campus universitarios muestran que uno de cada cuatro estudiantes tiene una enfermedad diagnosticable, pero que el 40% no busca ayuda; que el 80% se siente abrumado por sus responsabilidades; y que el 50% sufre ansiedad por la presión escolar.
De modo que, aunque son muchos los problemas de salud que afectan a los estudiantes de hoy, nos centraremos en los cuadros de depresión, ansiedad, suicidio, trastornos alimenticios y adicción. Si consideras que alguien conocido puede presentar los signos de alerta de alguna de estas enfermedades, en lugar de mirar hacia otro lado, busca la ayuda profesional médica que se necesita para mejorar.

Depresión

La depresión entre los estudiantes universitarios muestra muchas caras y es la razón principal por la cual los estudiantes abandonan la escuela, además de un problema que se convierte en una puerta de entrada a otros problemas y síntomas, y que en las situaciones más graves conduce hasta el suicidio.

La depresión es una enfermedad común, pero grave, que te hace sentirte desanimado e indefenso, y que interfiere de lleno en tu vida, separándote del mundo y haciendo difícil trabajar, estudiar, dormir y comer. Las enfermedades depresivas son trastornos probablemente causados por una combinación de factores genéticos, biológicos, psicológicos y ambientales. Según la Asociación Americana de Psicología, ha habido un aumento significativo en el número de estudiantes que buscan ayuda por problemas de salud mental graves en los centros de asesoramiento de los campus universitarios desde mediados de la década de 1990. Y la depresión está a la delantera.

Los síntomas de la depresión difieren según el caso. De modo que pueden incluir sentimientos de tristeza; pérdidas de apetito o de peso; pensamiento o discurso lento; pérdida de interés en actividades sociales; fatiga, pérdida de energía, insomnio; sentimientos de culpa o enfado por fracasos pasados; problemas para concentrarse, indecisión; cólera o frustración sin razón; o incluso pensamientos de suicidio.

Para la mayoría de estudiantes, los años universitarios son los mejores de su vida, pero hay factores el estrés de estar lejos de casa, la gestión de sus estudios y encontrar tu propio lugar en la universidad que pueden conducir a intensos sentimientos de falta de adaptación y a sentirte mal cuando las expectativas no se cumplen.

No obstante, hay que aclarar que todos nos enfrentamos a algunos de estos problemas de vez en cuando, pero eso no significa que estemos deprimidos. Sin embargo, si alguien empieza a experimentar estos síntomas con cierta regularidad o varios síntomas seguidos, recomendamos consultar con un especialista. Por otro lado, identificar estos síntomas en otros puede ser complicado, ya que los estudiantes a menudo minimizan o simplemente nunca hablan de algo que les preocupa debido a la inseguridad o la vergüenza.

Ansiedad

De forma moderada, el estrés y la ansiedad forman parte de la vida de la mayoría de las personas y el hecho de experimentar estos sentimientos no significa que se afronte un trastorno de ansiedad. Los trastornos de ansiedad ocurren cuando la ansiedad interfiere en tu vida diaria, deteniendo tu capacidad de funcionar y causando una cantidad inmensa de estrés y sentimientos de miedo. Los trastornos de ansiedad son una de las enfermedades mentales más comunes que afectan a 40 millones de adultos mayores de 18 años, pero sólo un tercio busca y recibe tratamiento.

Los trastornos de ansiedad pueden incluir un trastorno de ansiedad generalizada (TAG) -ansiedad constante y grave que interfiere con las actividades del día a día-; trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) -pensamientos, miedos y obsesiones no razonables que conducen a comportamientos repetitivos o compulsiones-; trastorno de pánico, caracterizado por frecuentes ataques repentinos de terror, pánico y temor constante; trastorno de estrés postraumático (TEPT), una condición que se desencadena por experimentar o presenciar un evento aterrador; trastorno afectivo estacional (SAD), cuando una cierta época del año causa ansiedad irracional o miedo.

Los síntomas de los trastornos de ansiedad pueden ser confundidos con el estrés cotidiano y se manifiestan de manera diferente en cada persona, pero entre los síntomas más comunes para los trastornos de ansiedad están los sentimientos de estrés y aprensión; la irritabilidad; los problemas para concentrarse; el pánico; la sudoración y mareos; la dificultad para respirar; un latido irregular; dolor y tensión muscular; dolores de cabeza; y dolores de estómago y diarreas.

Suicidio

Cursar un máster o un MBA puede convertirse un período de nuestra vida estresante. Y los sentimientos de culpa y desesperación pueden surgir cuando no se tomen las medidas necesarias contra el estrés.

El suicidio se define como el acto de acabar deliberadamente con la propia vida, y es una de las principales causas de muerte entre los estudiantes universitarios en EE.UU. Cada año hay más de 1.000 muertes suicidas en los campus universitarios en los EE.UU., según datos de Emory University. Es importante subrayar que la mayoría de los estudiantes que son suicidas sufren depresión u otras enfermedades mentales y esa frustración lleva a algunos estudiantes a considerar seriamente poner fin a sus vidas.

Aunque parezca un acto desesperado que llega sin previo aviso, a menudo hay pistas que dicen cuando alguien ha alcanzado ese nivel de desesperanza que les hace creer que acabar con su vida es la única salida. Los signos no siempre son claros y también difieren de persona a persona, pero entre las señales de advertencia comunes están la depresión o cambios negativos en el estado de ánimo, sensación de desesperanza; hablar de suicidio o tener pensamientos suicidas; cambio bruscos en la personalidad y el comportamiento; dolor físico y emocional extremo; disminución en el rendimiento académico; evitar a los amigos o las actividades sociales; súbita calma después de un largo período de depresión… La mayoría de los estudiantes universitarios que se quitan la vida tienen una enfermedad mental diagnosticable y tratable.

Trastornos de la alimentación

alimentos que ayudan a estudiar mejorMillones de estudiantes universitarios, tanto mujeres como hombres, desarrollan trastornos alimentarios durante sus estudios, y una gran mayoría no busca ayuda o no se da cuenta del alcance de sus problemas. Los trastornos alimenticios son comportamientos extremos que giran en torno a los problemas con los alimentos y nuestro peso. Las personas de 12 a 25 años representan el 95% de las personas con trastornos alimentarios, según la National Association of Anorexia Nervosa and Associated Disorders (ANAD).

Entre los trastornos alimentarios comunes están la anorexia, caracterizada por una obsesión por la delgadez y el temor a ganar peso; la bulimia, caracterizada por episodios recurrentes de comer compulsivamente para luego compensarlo con vómitos provocados, ayuno o exceso de ejercicio; o el síndrome del atracón (BED).

Los signos y síntomas de los trastornos de la alimentación varían según la persona, sin embargo, hay alertas que son factores comunes para este tipo de desórdenes mentales como tener una imagen corporal de sí mismos deformada o pobre; el ejercicio excesivo; los latidos irregulares del corazón; la deshidración; miedo a comer en público; etc.

Todos tenemos días en los que nuestra imagen de nosotros mismos no es la mejor y que cuando nos miramos en el espejo solamente vemos defectos. Además hay ocasiones en las que no nos alimentamos de la forma adecuada debido al estrés o a sufrir unos horarios poco adecuados. Estos episodios temporales no significan que estemos en riesgo de sufrir un trastorno alimenticio, pero no hay que olvidar que son peligrosos y contribuyen a sufrir otros problemas de salud graves si no se tratan adecuadamente.

Adicción

El consumo de alcohol y drogas es una práctica común entre los jóvenes, pero para algunos estudiantes lo que comienza como una costumbre social puede convertirse en una adicción en toda regla.

De hecho, aunque muchos estudiantes no desarrollen una adicción, sí sentirán los efectos secundarios del uso prolongado de estas sustancias. Aquellos que sí se vuelven dependientes del alcohol o las drogas podrían mostrar algunos signos de alerta como un discurso torpe o una falta de coordinación; miedo, ansiedad o paranoia sin razón aparente; necesidad repentina de dinero o crisis financieras; deterioro de la apariencia física, como pérdidas o ganancias bruscas de peso, y cambio en los hábitos de aseo personal; o cambios repentinos en su círculos de amigos, actividades o pasatiempos.

Deja un comentario