Tres técnicas para hacer brainstorming o lluvia de ideas en clase

mindmapsAplicar ideas nuevas y creativas es una de las habilidades más importantes para tener éxito en la escuela y en el trabajo. Las mejores ideas solucionan problemas o hacen nuestra vida más fácil. Y aunque mucha gente piensa que las ideas provienen de una misteriosa musa, es posible encontrarlas de una manera mucho más fiable recreando las condiciones adecuadas para ello.

Exploramos tres técnicas de lluvia de ideas o brainstorming utilizadas para llegar a nuevas ideas que pueden adaptarse fácilmente para su uso en las aulas.

Técnicas de brainstorming o lluvia de ideas

1. Lanzamiento de Post-It

Como con todas las técnicas de lluvia de ideas, el plan es crear un ambiente en el que no se juzgue lo presentado. De modo que cuando se presenta una nueva idea, los participantes no pueden desacreditar o rechazar esa idea, sino fomentarlas. Con esta técnica el propósito es crear tantas ideas como sea posible en un corto período de tiempo. Y cuanto más loca sea la idea, mejor.

Paso 1: Reunir a todos los estudiantes en un círculo.

Paso 2: Proporcionar a cada estudiante un rotulador y una pila de notas post-it.

Paso 3: Explicar el objetivo de la lluvia de ideas: Venir con ideas para _________.

Paso 4: Animar a los estudiantes a mostrar sus ideas y escribirlas.

Paso 5: Poner en marcha el cronómetro. Las sesiones de Throwdown suelen durar a intervalos de 10 a 15 minutos.

Cuando a un estudiante se le ocurre una nueva idea, debe poner su post-it y explicar rápidamente su idea a la clase. En este momento, todos los estudiantes deben prestar atención a la nueva idea. Una vez presentada, todos vuelven a dibujar sus ideas. Esta técnica de lluvia de ideas acelerada producirá muchas ideas locas, y ese es el objetivo.

2. Hacer lo contrario

Esta es una técnica de tormenta de ideas muy intuitiva, que suele producir muchas nuevas ideas creativas. Hay dos maneras de utilizarla. Primero, podemos invertir el problema y hacer una lluvia de ideas para solucionarlo. O en segundo lugar, podemos invertir un aspecto del problema y hacer lo contrario de lo que todos están haciendo.

Para utilizar la primera técnica:

Paso 1: Escribir el problema o desafío que hay que resolver.

Paso 2: Invertir el problema.

Paso 3: Hacer una lluvia de ideas sobre cómo causar el problema.

Paso 4: Utilizar estas causas como un punto de discusión para nuevas ideas.

Ejemplo:

Problema: ¿Cómo podemos hacer que sea más fácil despertarse por la mañana?

Problema inverso: ¿Cómo podemos hacer que sea más difícil despertarse por la mañana?

Para utilizar la segunda técnica:

Paso 1: Indicar el asunto sobre el que una lluvia de ideas.

Paso 2: Hacer una lista con lo que están haciendo los demás.

Paso 3: Plantear una lluvia de ideas para hacer todo lo contrario.

Ejemplo:

Asunto: La forma de apagar un despertador.

Otros: Los despertadores normalmente requieren que el usuario empuje hacia abajo para apagar el sonido de la alarma.

Brainstorm: Crear un despertador que necesite que el usuario tire de una manija. Esto obliga al usuario a usar ambas manos, aumentando así las posibilidades de mantener su estado de vigilia.

El uso de ambos métodos puede ayudar a tus estudiantes a encontrar ideas creativas, innovadoras e inesperadas. También los obliga a cuestionar sus suposiciones sobre la forma en que funcionan las cosas.

3. Mindmapping

Esta técnica es muy utilizada debido a su simplicidad y a la rapidez con la que los estudiantes podrán pensar en ideas sorprendentes a un ritmo muy rápido. El concepto de mindmapping consiste en producir tantas ideas como sea posible dentro de un corto período de tiempo, sin pensar demasiado.

Para utilizar esta técnica:

Paso 1: Describir el problema en 1-3 palabras y meterlas en un círculo.

Paso 2: Pensar en palabras que estén relacionadas con la palabra o idea original. Escribir también todas estas palabras y hacer un círculo alrededor de ellas. Conectarlas a través de una línea con el círculo central.

Paso 3: Hacer la misma operación con las palabras relacionadas. Practicar este ejercicio hasta que el papel esté lleno o hasta que se encuentre una buena idea.

Los mapas mentales sirven para inspirar y desencadenar nuevas ideas que de otro modo sería difíciles de encontrar. Este ejercicio además permitirá mejorar la capacidad de razonar y de pensar de forma ágil a tus estudiantes.

Las tres técnicas de brainstorming, presentadas en este artículo de Edudemic, resultarán muy útiles para objetivos profesionales, académicos o personales. Si te animas a utilizarlas en clase o el trabajo, comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios al artículo.

Descubre el catálogo Pearson 2016 de Educación Superior

Otros artículos que te podrían interesar:

– Mindmaps o mapas mentales para facilitar el aprendizaje

– Ventajas e inconvenientes del uso de la tecnología en el aula

– ¿Por qué siguen siendo tan necesarios los profesores en la era de la tecnología educativa?

– Presente y futuro de las tecnologías móviles en la educación

– ¿Cómo será la educación en 2035?

– Diez MOOC recomendados para docentes universitarios

– 10 apps para profesores de universidad

 Diez nuevas tendencias en educación

Deja un comentario