Nativo digital e inmigrante digital: ¿En qué se diferencian?

¿Conoces el significado de BYOD - Ilustración - Lauren RolwingLos conceptos “nativo digital” e “inmigrante digital” se han instaurado definitivamente en nuestro día a día desde que fuesen acuñados por Marc Prensky a principios de siglo en su artículo “Digital Natives, Digital Immigrants”. ¿Pero qué significa exactamente cada término y qué perfiles se ajustan a los mismos?

Se incluye dentro de los nativos digitales a los niños y jóvenes nacidos a partir de 1990, que han crecido con las tecnologías digitales y que son “nativos” del lenguaje de los ordenadores, videojuegos e Internet. Como consumidores y productores de contenido en la red y por sus nuevas formas de comunicarse han provocado una nueva brecha alfabeto-generacional con las generaciones anteriores.

Los inmigrantes digitales son las personas entre 35 y 55 años, nacidos en la era pre-digital, antes de los años 90, que han tenido que aprender a usar los medios digitales proviniendo de un mundo analógico de información. Al contrario que los “nativos”, suelen escribir y comunicarse de manera correcta y conforme a las reglas ortográficas. 

Características del nativo digital frente al inmigrante digital

Entre otras cosas, los nativos digitales se caracterizan por preferir imágenes a texto, disfrutar con el trabajo en paralelo y la multitarea, el acceso aleatorio, trabajar mejor en red, la gamificación de los procesos frente al trabajo “serio”, prosperar y funcionar a través de satisfacciones inmediatas y bajo recompensas frecuentes; no saben vivir sin tecnología y comparten continuamente emociones, pensamientos y todo tipo de información.

Por su parte, los inmigrantes digitales se caracterizan por actuaciones basadas en el análisis deductivo; estructuras mentales moldeadas por los procesos paso a paso; y por resolver un problema a la vez, así como por un aprendizaje basado en conocimientos pre-adquiridos. En sus procesos de comunicación son más proclives a terminar conversaciones antes de iniciar otras.

A los “nativos digitales”, como usuarios activos de las últimas tecnologías sociales y móviles, se les presupone que de alguna manera tienen que tener un conocimiento más profundo de forma natural y la comprensión de todas estas tecnologías en comparación a los llamados “inmigrantes digitales”, que no nacieron en esta tecnología y se vieron obligados a aprenderla.

¿Es lo mismo ser nativo digital que competente digital?

Nativo digital o inmigrante digital - Ilustración por Lauren RolwingNo obstante, sobre este aspecto hay cierta controversia, pues el término “nativo digital” sugiere que los jóvenes saben utilizar la tecnología de forma innata y que la entienden perfectamente, pues crecer en un entorno digital cambia la forma de prensar y procesar la información, e incluso les convierte en más adaptables y permeables a las nuevas tecnologías. ¿Pero es lo mismo ser nativo digital que competente digital?

La respuesta es no, como demuestra en este artículo la experiencia de un docente con la inserción de las nuevas tecnologías en sus clases con alumnos jóvenes. Su caso le ha llevado a descubrir que a veces es un error suponer que los jóvenes son más conocedores de la tecnología que sus mayores simplemente porque han crecido en un mundo rodeados de tecnología y aparatos digitales. Muchos saben cómo utilizar una gran cantidad de diferentes dispositivos, no tienen miedo de las nuevas tecnologías y las acogen como parte de sus vidas, pero saben mucho sobre usos particulares de la tecnología relacionados con el ocio y no sobre aspectos profesionales u otros.

Así que el propio inventor del término “nativo digital” acuñó a los pocos años otro término, el de “sabio digital”, para designar a una persona que no solamente sabe cómo utilizar las tecnologías sino que tiene también la capacidad de evaluarlas críticamente y de saber utilizarlas en su justa medida y adecuadamente.

Como conclusión, las habilidades relacionadas con las redes sociales o con la simple búsqueda de información en Internet no son las mismas que las habilidades laborales. Se tiende a sobreestimar las habilidades digitales, piensan que lo saben todo sobre tecnología, cuando carecen de habilidades para analizar y responder correctamente al aluvión de información que reciben continuamente.

Descubre el catálogo Pearson 2016 de Educación Superior

Otros artículos que te podrían interesar:

– Diez libros profesionales recomendados para este verano

– Diez MOOC recomendados para docentes universitarios

– 10 apps para profesores de universidad

Mobile learning: nuevas posibilidades, nuevos retos

– Mindmaps o mapas mentales para facilitar el aprendizaje

Diez nuevas tendencias en educación

– Cinco principales tendencias de la educación 3.0

– ¿Cómo será la educación en 2035?

– Los 10 mejores profesores del mundo

Deja un comentario