Diez trucos para evitar el síndrome postvacacional

Trucos para evitar el síndrome postvacacional - Imagen: Christ of Van Der WaltSeptiembre ya está aquí y, de su mano, la vuelta a los estudios y las responsabilidades laborales. El fin de las vacaciones supone tanto para estudiantes como para docentes la amenaza del síndrome postvacacional, pero hay formas de combatirlo.

El síndrome postvacacional supone un proceso de adaptación a la rutina que se caracteriza por la falta de energía o motivación y la tristeza. Reincorporarse a la rutina tras el período de descanso puede provocar apatía, ansiedad, estrés, y sensación de cansancio o falta de energía y concentración para realizar las tareas.

El proceso de adaptación a la vuelta a la rutina lleva aproximadamente 15 días, según varios estudios. Sin embargo, existen distintas medidas que ayudan a prevenir y combatir este síndrome, para hacer así la vuelta al trabajo más agradable. Aquí, con el objetivo de aprender a aclimatarnos de forma progresiva, ofrecemos unos consejos:

– Vuelve de vacaciones con un poco de margen

Intentar estirar al máximo las vacaciones y volver justo el día antes de incorporarte a las clases o la oficina puede ser terrible. Si lo haces con un pequeño  margen de tiempo para organizar tus tareas en casa, tu adaptación al trabajo será menos costosa.

– Si puedes, no te incorpores un lunes

De lo contrario, una semana entera puede hacerse muy cuesta arriba. Si no te queda más remedio, busca pequeños alicientes para cada día, de forma que al final de cada jornada laboral tengas la ilusión de ver una película, cenar fuera, dar un paseo o juntarte con amigos.

– Levántate pronto unos días antes de reincorporarte

Acostumbrados a levantarnos y acostarnos más tarde en vacaciones, adaptarse a los horarios habituales resulta complicado. Por esa razón, si unos días antes de nuestra vuelta al trabajo intentamos acercar progresivamente nuestros horarios a los de la rutina, nos resultará menos difícil la vuelta.

– Reparte tus días de vacaciones

Se suele decir que para desconectar totalmente hacen falta al menos tres semanas, pero también es cierto que, precisamente por esa desconexión, las personas que tienen periodos vacacionales más largos se enfrentan a una vuelta más dura.

– Practica deporte y lleva una vida saludable

Practicar deportes y llevar un estilo de vida saludable ayuda a reducir el estrés, despejar la mente y rebajar la fatiga y el cansancio que supone la vuelta a la rutina.

– Dedica tiempo a tus aficiones y al ocio

Tener planes que nos motiven después de la jornada de estudio o trabajo también facilitará la vuelta. Salir con amigos, disfrutar de actividades culturales o deportivas, y reservar tiempo para nuestras aficiones es muy importante.

– No te cargues de trabajo el primer día para no angustiarte

– No salgas de casa con prisas los primeros días para evitar el estrés

– Volver al trabajo es positivo, mira el lado bueno

No veas el trabajo y las obligaciones como una carga, sino como una suerte.

– Y relativiza los problemas y desconecta de las obligaciones fuera de tu jornada

Descubre el catálogo Pearson 2016 de Educación Superior

Otros artículos que te podrían interesar:

– El reto de la empleabilidad para los titulados universitarios

– ¿Qué impacto tendrá el triunfo del Brexit en la educación?

– Diez libros profesionales recomendados para este verano

– Diez MOOC recomendados para docentes universitarios

Mobile learning: nuevas posibilidades, nuevos retos

– Mindmaps o mapas mentales para facilitar el aprendizaje

Diez nuevas tendencias en educación

– ¿Cómo será la educación en 2035?

– Los 10 mejores profesores del mundo

Deja un comentario