Los cambios tecnológicos exigen un aprendizaje distinto

tecnología educaciónCuando se habla de la necesidad de introducir cambios tecnológicos en el ámbito educativo, se tiende a pensar en la idoneidad de usar nuevas herramientas porque complementan el aprendizaje o porque lo simplifican y agilizan. No se suele reflexionar, sin embargo, sobre la necesidad de implantarla desde un punto de vista estrictamente biológico, ya que el uso de la tecnología ha cambiado la forma en que nuestro cerebro recibe la información y la procesa.

Según explica en esta entrevista Ignacio Morgado, catedrático de Psicobiología en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la tecnología “reconduce” el funcionamiento de nuestra materia gris. De este modo, un elevado desarrollo de la visión en los ordenadores hará que la visión sea un sentido “en evolución permanente”, mientras que el uso de otros dispositivos como los móviles, donde almacenamos mucha información, puede hacer que perdamos “cierta capacidad de memoria, aunque ganaremos otras capacidades”.

Estos cambios biológicos derivados de la utilización de las nuevas tecnologías hacen referencia a la parte del cerebro que actúa cuando recibimos información. En este sentido, conviene destacar que el hemisferio izquierdo guarda relación con las actividades del lenguaje, las matemáticas o el pensamiento lógico, es decir, con nuestra faceta más racional; mientras que el derecho es el responsable de las emociones y las funciones artísticas o musicales. En esta web se explican en profundidad las tareas asignadas a uno y otro hemisferio.

En lo que al aprendizaje respecta, el uso cotidiano de ordenadores, smartphones y tablets ha reducido la hegemonía que el hemisferio izquierdo tenía sobre el derecho. Con la introducción de estos dispositivos, ambas mitades del cerebro funcionan a la vez cuando estudiamos, ya que recibimos la información simultáneamente a través de la vista, el oído e incluso el tacto. Si lo ideal es alcanzar un equilibrio entre el uso de un hemisferio y otro, gracias a la tecnología estamos mucho más cerca de conseguirlo.

Nuevas herramientas de aprendizaje

A la consecución de ese equilibrio apuntan también las nuevas herramientas de e-learning. Por ejemplo, las plataformas MyLab&Mastering MyLab en español, desarrolladas por Pearson, incluyen todo tipo de recursos multimedia, ejercicios prácticos y exámenes, ideales para activar el hemisferio derecho del cerebro, pero también textos, guías, gráficas y estadísticas, de cuyo procesamiento se ocupa el lado izquierdo.

tecnología universidadEn opinión de la experta en neurotecnología educativa y profesora de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), Silvia Pradas, es necesario modificar la metodología que utilizan los sistemas de aprendizaje, máxime cuando han de formar a personas que han nacido en la era digital. Por ejemplo, Pradas aboga por un nuevo aprendizaje en el que no primen los contenidos sino la inteligencia, de tal modo que se reduzca también el peso del hemisferio izquierdo del cerebro en beneficio del derecho.

Además, esta experta opina que es necesario establecer metas cognitivas diferentes para cada alumno, porque cada uno procesa los contenidos de un modo distinto. Básicamente es lo que ya ofrecen plataformas como MyLab&Mastering y MyLab en español, que apuestan por un modelo de aprendizaje totalmente personalizado. Pradas también destaca la necesidad de utilizar la tecnología para conseguir que el alumno desempeñe en clase un papel más participativo. En cierta medida, ése es uno de los objetivos de INGeBOOK, una biblioteca online en las que profesores y alumnos pueden acceder a todos sus contenidos.

Descubre los catálogos Pearson 2015-2016 de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– ¿Cumple el perfil de docente tecnológico? 10 señales para saberlo

– Presente y futuro de las tecnologías móviles en la educación

– Plataformas LMS, la tecnología al servicio de la universidad

– Presente y futuro de los MOOC

– 10 apps para profesores de universidad

Deja un comentario