¿Por qué siguen siendo tan necesarios los profesores en la era de la tecnología educativa?

Por qué siguen siendo tan necesarios los profesoresCada vez que se debate sobre la universidad del futuro o las nuevas tendencias pedagógicas se tiende a hacer referencia a los avances tecnológicos que están transformando el mundo de la enseñanza: la irrupción en las aulas de las tecnologías móviles y el mobile learning, el Big Data aplicado a la formación online o nuevas plataformas de e-learning como los MOOC. Poco se habla, sin embargo, del papel del docente en todos estos cambios.

Tan es así, que algunos profesores ya han empezado a cuestionarse si su figura será necesaria en ese nuevo contexto educativo basado en la difusión de conocimientos a través de distintas plataformas tecnológicas. A su juicio, si la educación queda reducida a la memorización de una cantidad de información previamente seleccionada, el papel del docente tiene poco que hacer frente a un asistente virtual, mucho más barato.

De hecho, algunas de las capacidades que empiezan a considerarse imprescindibles para cualquier docente están más al alcance de las máquinas que de las personas. Por ejemplo, ofrecer una educación personalizada es algo perfectamente asequible para la inteligencia artificial (que puede dar respuestas específicas y diferentes a cada usuario en función de sus necesidades e intereses, expresadas con algoritmos), pero casi imposible para un profesor de carne y hueso.

Ningún asistente virtual podrá sustituir a la figura del docente

Pero basta una reflexión más amplia para comprender que ningún asistente virtual podrá sustituir a la figura del docente, al menos de momento. Fundamentalmente, porque otra de las tendencias pedagógicas que más importancia está adquiriendo en los últimos tiempos es la educación basada en competencias. Y hasta la fecha no se ha inventado ninguna máquina capaz de formar en competencias humanas, eso que se conoce como inteligencia emocional y que consiste en preparar a las personas para que sepan relacionarse con otras personas.

Por qué siguen siendo tan necesarios los profesores 2Por todo ello, muchos representantes del ámbito docente empiezan a exigir que se ponga freno a esa creciente tecnificación de la educación. En su opinión, existe una evidente desproporción entre los recursos que se están utilizando para el desarrollo y la implementación de las nuevas tecnologías educativas y los que se destinan a ese factor humano. Y, obviamente, exigen una profunda reflexión para que se invierta esta tendencia.

En cierto modo, el profesor Ángel I. Pérez Gómez, de la Universidad de Málaga, apunta en esta dirección en el ensayo ‘Aprender a educar. Nuevos desafíos para la formación de docentes’ (disponible en este enlace), al afirmar que “la construcción del pensamiento práctico, de las competencias o cualidades humanas, que orienta y gobierna la interpretación y los modos de intervenir sobre la realidad, se presenta como el verdadero objetivo de la intervención educativa”.

Este docente también indica que “el contenido disciplinar no es un fin en sí mismo, es un medio, el mejor, para ayudar a afrontar las situaciones problemáticas que rodean la vida de los ciudadanos”. Y es ahí donde adquieren sentido y utilidad las nuevas herramientas tecnológicas, que sirven para facilitar la tarea del profesor, pero no para sustituirlo.

MyLab en españolPor ejemplo, plataformas como MyLab&Mastering o MyLab en español, de Pearson, no son sólo un espacio en el que el profesor vuelca contenidos y el alumno se los descarga y memoriza, sino que también potencian ese factor humano, fomentando la interacción entre los estudiantes y de estos con el docente. Y lo mismo sucede con INGeBOOK, una biblioteca virtual que funciona como lugar de estudio, consulta y aprendizaje, cuyo proceso completarían los profesores.

Descubre los catálogos Pearson 2015-2016 de Educación Superior

Un pensamiento en “¿Por qué siguen siendo tan necesarios los profesores en la era de la tecnología educativa?

  1. Pingback: Ventajas e inconvenientes del uso de la tecnología en el aula

Deja un comentario