¿Es necesario poner nota a los profesores?

¿Es necesario poner nota a los profesores?Es uno de los temas recurrentes cada vez que cualquier país decide abordar cambios en su sistema educativo: cómo se evalúa la actividad de los profesores, quienes siguen siendo la piedra angular de cualquier proceso de aprendizaje, además de constituir la mayor partida presupuestaria de las universidades. Ni hay una sola respuesta a esta pregunta, ni es sencilla, tal como ponen de manifiesto los cientos de estudios desarrollados durante las últimas décadas para establecer el mejor sistema de evaluación de los docentes.

La escasa unanimidad existente al respecto también se observa en las enormes diferencias que se aprecian entre unos países y otros. En todo caso, hay dos grandes modelos: el que aboga por examinar a los profesores a partir de los resultados obtenidas por sus alumnos en pruebas externas (propio de países como EE.UU.) y el que prefiere que sean inspectores independientes y directores de las instituciones educativas quienes revisen y evalúen el trabajo que los docentes realizan en sus clases (como se hace en Francia).

Ventajas e inconvenientes de los modelos de evaluación de profesores

Ambos modelos de evaluación presentan algunas ventajas y muchos inconvenientes, siendo ésta la razón por la que hasta la fecha no se ha conseguido estandarizar un único sistema de calificación de los profesores. Por ejemplo, evaluar a los docentes únicamente en función de sus méritos (su nivel de estudios, su participación en cursos o seminarios y su experiencia) no permite conocer su influencia sobre los resultados educativos de sus alumnos y tampoco le proporciona ningún incentivo para seguir mejorando en su desempeño.

evaluación_profesoresEn el otro extremo encontramos el modelo basado en las encuestas de satisfacción de los alumnos. Aquí tampoco existe una relación contrastada entre las valoraciones que realizan los estudiantes de la labor educativa de sus profesores y la efectividad real de ésta, pudiendo influir en las calificaciones aspectos que nada tienen que ver con la actividad docente, como la simpatía del profesor, su amabilidado la dificultad de la propia asignatura.

El debate ignora aspectos que han variado con la llegada de las nuevas plataformas educativas, como el aprendizaje personalizado y la mayor interactividad entre profesores y alumnos. En este sentido, herramientas como MyLab en español y MyLab&Mastering, desarrolladas por Pearson, delimitan perfectamente la responsabilidad de unos y otros en el proceso educativo: los primeros diseñan contenidos adaptados al ritmo de estudio de los alumnos y los evalúan, mientras que los segundos son responsables de cumplir sus propios objetivos, para lo que tienen a su disposición todo tipo de recursos y el asesoramiento personalizado del docente.

Por todo ello, existe una corriente de opinión que recela de la necesidad de calificar a los profesores. Fundamentalmente, porque aboga por una evaluación del sistema educativo en su conjunto y no únicamente de los docentes, lo que incluiría a directivos de universidades, inspectores educativos y responsables políticos. Además, esta evaluación global no tendría el objetivo de imponer sanciones, sino de proponer planes de mejora reales.

Pero también son muchos los expertos que aún se muestran partidarios de poner nota a los profesores, porque, a su juicio, sólo con una evaluación de su actividad se puede garantizar su efectividad presente y futura. Según esta corriente de opinión, sólo la creación de un sistema de selección, evaluación y provisión de incentivos al profesorado contribuirá a la mejora del sistema universitario en su conjunto.

Descubre los catálogos Pearson 2015-2016 de Educación Superior

3 pensamientos en “¿Es necesario poner nota a los profesores?

  1. En cierta ocasión me dijo un alumno que si fuera menos exigente me pondrían mejor en las evaluaciones, al consultarlo a la catedrática de pedagogía me dijo que yo era un profesional y sabría que tengo que hacer. Me quedó claro. Como profesional, trabajo por dinero y una mala encuesta puede suponerme un coste económico, mi Universidad me invitaba a lo que tenía que hacer: bajar el nivel para satisfacer al alumnado, a eso le llaman fomentar la calidad, yo la ignorancia, pero yo soy un simple empleado (profesional). Las encuestas han mejorado que era el objetivo. Ahora están satisfechos todos, incluso mi cuenta corriente.

    • Gracias por compartir su experiencia. Como apuntamos en el artículo, se trata de un tema controvertido. Opiniones como la suya son muy importantes para fomentar el debate en torno a ello. Nos encantaría recibir nuevas opiniones y experiencias de otros docentes. Un saludo.

  2. Pingback: ¿Es necesario poner nota a los profesore...

Deja un comentario