Diez nuevas tendencias en educación

Nuevas tendencias en educaciónSi hace aproximadamente un año os adelantamos las cinco principales tendencias que, según todos los expertos, marcarán la educación en el corto y medio plazo, hoy redoblamos la apuesta. Porque no son cinco, sino diez, las Nuevas Tendencias en Educación detectadas por el Observatorio de Tendencias de Coolhunting Community. Se trata de un interesante decálogo cuyas ideas, según sus autores, deberían ser adoptadas lo antes posible por educadores y centros formativos de todo el mundo para tomar la delantera en el reto de alcanzar la excelencia educativa.

Nuevas tendencias en educación

1. Todo el poder para los alumnos

Según el informe, las generaciones X y de los Millennials están a punto de ceder el testigo a la Generación Z. Esta nueva hornada de jóvenes se caracteriza por tener una actitud más activa hacia la formación y por perseguir no tanto un trabajo estable como una pasión o un sueño. Esto obliga a las instituciones educativas a fomentar el talento de los estudiantes desde edades tempranas, acompañarles para ayudarles a descubrir esa vocación y ofrecerles una formación modular que les permita personalizar su educación en función de esas inquietudes.

2. Mens sana in corpore sano

La búsqueda del bienestar físico y mental está de moda. Hasta el punto de que pronto dejará de ser algo asociado al ámbito extraescolar. Según el estudio, los nuevos estudiantes empiezan a reclamar a las universidades iniciativas que fomenten el cuidado de la salud a través de la diversión y el juego, así como iniciativas relacionadas con la reducción del estrés, como el mindfulness o la meditación.

3. Aprendizaje flexible y personalizado

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de lo importante que empieza a ser que las universidades ofrezcan sistemas de estudio a la carta. En primer lugar, porque lo demandan los alumnos, y en segundo, porque también los reclama el mercado laboral: ahora cualquier trabajo requiere una constante revisión y actualización de los conocimientos. Esto implica un aprendizaje continuo, en el que cobran fuerza herramientas como el Masive Open Online Course (MOOC), el Open CourseWare (OCW) y, en general, cualquier plataforma que ofrezca una formación por módulos y no necesariamente por años. Otro ejemplo son las plataformas de eLearning MyLab en español y MyLab&Mastering, ambas desarrolladas por Pearson, en las que son los contenidos los que se adaptan al ritmo de estudio de cada alumno y no al revés.

4. Apoyo al emprendimiento

Cada vez es más importante que los estudiantes puedan experimentar en la universidad lo que más tarde se encontrarán en la vida real. Siguiendo el ejemplo de las escuelas de negocios, el informe del Observatorio de Tendencias de Coolhunting Community aboga por ofrecer a los alumnos espacios y recursos en los que puedan trabajar en la elaboración de propuestas y maquetas de propias ideas de negocio. Porque, guste o no, el mercado laboral cada vez demanda menos empleados y más emprendedores.

5. Creativos y tecnológicos

La siguiente macrotendencia identificada en el informe se denomina ‘Techno-Craft’ y hace referencia a la creciente importancia que está cobrando el trabajo desarrollado por cada persona, así como el proceso creativo que hay detrás. En definitiva, se necesitan creadores. Y en un entorno tan tecnológico como el actual, estos creadores deben conocer y generar sus creaciones con nuevas plataformas, ya sea de diseño digital o basadas en el lenguaje HTML. Incentivar la creatividad y proporcionar esos conocimientos tecnológicos deben ser, por tanto, dos de los principales objetivos de la nueva educación universitaria.

6. Interacción inmediata

El uso de la tecnología en las universidades también derivará en el nacimiento de aulas interconectadas, con todo tipo de contenidos en la nube. Esto exige a los centros educativos una gran capacidad para practicar un constante feedback con el alumno, además de proporcionarle contenidos que se adecúen a sus demandas y también a sus diferentes dispositivos. De nuevo marcan el camino a seguir herramientas como MyLab en español y MyLab&Mastering, pero también como CONTEN, una plataforma en la que profesores y estudiantes pueden crear su propia biblioteca online, con archivos de todos los formatos.

7. Cuando el aprendizaje es un juego

De la siguiente tendencia del informe también os hemos hablado en alguna ocasión: de la gamificación, es decir, el inusitado interés por trasladar a los entornos formativos el uso de las dinámicas de juego. Esta idea exige que las universidades se esfuercen en introducir el uso de juegos y aplicaciones tecnológicas en las aulas, para conseguir una mayor motivación e implicación por parte de los estudiantes y, en última instancia, facilitar el aprendizaje de los contenidos.

8. Desarrollar el lado más humano

Ya sucedió en los años 90, cuando la lucha por conseguir que los Estados destinasen el 0,7% de su producción a la lucha contra la pobreza dio lugar a la aparición de una juventud enormemente solidaria. Ahora los temas sociales vuelven a estar de moda, hasta el punto de que se exige a las empresas que destinen parte de sus beneficios a los más desfavorecidos (a través de la RSC), pero también que las universidades pongan en marcha iniciativas solidarias y apuesten por la formación de unos líderes más humanos, sociales y responsables.

9. El todo, más que la suma de las partes

tendencias educativasLa siguiente tendencia guarda relación con la anterior y hace referencia a la importancia que ha adquirido la colaboración en la sociedad actual. Plataformas de microcréditos o crowdfunding así lo demuestran. En el ámbito universitario, esto se traduce en que los centros deben impulsar la capacidad de cooperación entre los alumnos, que ya no son sólo individuos aislados, hasta el punto de que este factor pase a formar parte de su proceso de evaluación.

10. Es tiempo de debate

Las clases en las que un profesor o experto en una determinada materia habla y todo el mundo escucha están en vías de extinción. El futuro apunta hacia unas aulas transformadas en ágoras o plazas en las que todos hablan, opinan, desarrollan habilidades y conocimientos y comparten experiencias. Se trata de conceder más importancia a la práctica que a la teoría. Esta tendencia se sirve de fenómenos como el flipped classroom, pero también de plataformas como MyLab en español y MyLab&Mastering, en las que el alumno estudia dónde y cuándo quiere y el profesor reserva las horas de clase para la resolución de dudas o la puesta en marcha de iniciativas prácticas.

Descubre el catálogo Pearson 2016 de Educación Superior

Otros artículos que te podrían interesar:

– Diez libros profesionales recomendados para este verano

– Diez MOOC recomendados para docentes universitarios

– 10 apps para profesores de universidad

Mobile learning: nuevas posibilidades, nuevos retos

– Mindmaps o mapas mentales para facilitar el aprendizaje

Diez nuevas tendencias en educación

– Cinco principales tendencias de la educación 3.0

– ¿Cómo será la educación en 2035?

– Los 10 mejores profesores del mundo