Estilos de aprendizaje: ¿Cuál es el tuyo?

estilo de aprendizajeUno de los principales motivos por los que no existe un método de estudio mejor que los demás es porque lo que en unos casos funciona muy bien, en otros puede no resultar tan efectivo. Esto es así porque cada persona es un mundo y, además, tiene un estilo de aprendizaje propio, que la mayoría de las veces no tiene nada que ver con el de los demás.

Pese a todo, los expertos han identificado cuatro estilos fundamentales de aprendizaje en el ser humano: Visual, Auditivo, Escrito y Kinestésico. Los británicos, muy dados a utilizar acrónimos, han bautizado esta cuadratura del círculo como teoría VARK, formada por las iniciales de estos cuatro conceptos en inglés: Visual, Auditive, Reading y Kinesthetic.

En realidad, habría que añadir un quinto estilo de aprendizaje, comúnmente denominado Multimodal y que no es otra cosa que la combinación de los cuatro anteriores. Porque, según diferentes estudios, aproximadamente el 60% de las personas combina varios mecanismos de estudio, aunque lo normal es que uno (o a lo sumo dos) predomine sobre los otros.

Estilos de aprendizaje: Visual, Auditivo, Escrito, Kinestésico y Multimodal

Aunque su denominación no ofrece lugar a dudas, el estilo Visual se refiere a la facilidad de algunos estudiantes para adquirir conocimientos a través de las imágenes, ya sean gráficos, esquemas, vídeos, fotografías o mapas mentales. Para estos alumnos, una imagen vale mucho más que mil palabras y, precisamente por ese motivo, prefieren un profesor expresivo, que sepa gesticular, a otro que sea un gran orador pero no se mueva de la silla.

Otras personas, por su parte, aprenden mejor escuchando. En su caso, el estilo de aprendizaje predominante es el Auditivo, siendo sus herramientas de estudio preferidas todo tipo de grabaciones (incluidos podcasts o canciones). Este estilo, especialmente importante en el aprendizaje de idiomas (tanto para saber hablarlos como para entender el clásico Listening), requiere profesores que, por encima de todo, sean buenos comunicadores.

Siempre se ha dicho que la letra con sangre entra, aunque lo normal es que se quede almacenada en nuestro cerebro incluso sin sangre de por medio. Eso es lo que les sucede a los estudiantes con un estilo de aprendizaje eminentemente Escrito. Es la forma de conocimiento clásica, la que no necesita archivos multimedia o gráficos interactivos, sino libros y apuntes con los que aprender grandes cantidades de información, tanto escribiendo como leyendo.

El último estilo de aprendizaje, y posiblemente el menos habitual de todos ellos, es el Kinestésico. Este término hace referencia a todo aquello que se memoriza a través del cuerpo, en muchos casos de forma casi inconsciente: a montar en bicicleta, a mecanografiar… En el ámbito del estudio, este estilo también identifica a quien necesita llevar la teoría a la práctica para poder interiorizarla, quien no aprende estudiando, sino practicando. Para ellos, una investigación es mucho más eficaz que un examen o un trabajo individual.

estilo de aprendizajeAglutinar todos estos estilos de aprendizaje en plataformas de eLearning que ofrezcan un estudio flexible, personalizado y multisoporte es el objetivo de las nuevas tendencias de la educación 3.0. Existen muy buenos ejemplos de ello, como las herramientas MyLab en español y MyLab&Mastering, de Pearson, que incluyen textos (estilo Escrito) y archivos multimedia (estilos Auditivo y Visual), así como tests, exámenes y ejercicios (estilo Kinestésico). Y lo mismo sucede con CONTEN, también de Pearson, donde alumnos y profesores comparten todo tipo de recursos (Escritos, Auditivos y Visuales) para crear sus propias bibliotecas online (es decir, realizan un trabajo práctico o Kinestésico).

Descubre los catálogos Pearson 2015-2016 de Educación Superior

Deja un comentario