El estrés docente, uno de los problemas de la enseñanza

El estrés docente, uno de los problemas de la enseñanzaHabitualmente ponemos el foco en los elevados niveles de estrés que padecen los estudiantes universitarios, sobre todo durante los periodos de exámenes. Sin embargo, los alumnos no son los únicos habitantes de las aulas que sufren patologías relacionadas con el estrés: en los últimos años ha crecido con fuerza el número de afectados por el estrés docente, responsable de una buena parte de las bajas médicas que se producen entre los profesores universitarios.

El estrés docente tiene su origen en numerosas causas, produce efectos tanto psicológicos como físicos y puede degenerar en diferentes problemas de salud. Según señala un estudio realizado por FETE-UGT, más del 50% del profesorado español padece elevados niveles de estrés, siendo la razón fundamental la interacción con los alumnos y, en menor medida, con sus familias (aunque este factor está más relacionado con el ámbito escolar).

Hay muchos factores que explican estos elevados niveles de estrés y ansiedad por parte de los profesores universitarios. Posiblemente el más importante de todos ellos sea la sobrecarga de tareas que padecen los docentes y que les deja muy poco tiempo para hacer demasiadas cosas: preparar bien las clases, hacer frente en muchos casos a más de una asignatura, tratar de hacer los contenidos lo más atractivos posibles para mantener la atención de los alumnos, atender a los diferentes intereses y capacidades de los alumnos, corregir sus trabajos…

En los últimos años han surgido nuevas herramientas tecnológicas que ayudan al docente en la gestión de estos elevados volúmenes de trabajo. Por ejemplo, plataformas como MyLab&Mastering o MyLab en español, de Pearson, que ofrecen numerosas ventajas para los alumnos, pero también para los profesores. Entre otras cosas, facilitan la planificación del curso, les ayudan a identificar las principales lagunas de los estudiantes y les permiten proporcionar un feedback individualizado. Y, sobre todo, les liberan mucho tiempo que pueden aprovechar para preparar las clases o que pueden dedicar a resolver dudas.

estrés docenteJunto a la elevada carga de trabajo, los docentes también suelen padecer elevados niveles de estrés cuando tienen que hacer frente a otros problemas de origen externo. Entre ellos, los elevados ratios de alumnos en sus clases (lo ideal sería cifras no superiores a 30 estudiantes) o los desacuerdos que a veces enfrentan a unos profesores con otros y a todos ellos con las instituciones educativas en las que desarrollan su labor. En ocasiones, también se enfrentan a la fuerte presión de los alumnos y sus familias y a la falta de reconocimiento social.

Otro de los factores que más estresa a los docentes es la necesidad de mantener alta la motivación de sus alumnos, lo que requiere de una gran implicación. Pero también tienen que elevar su propia motivación, que puede resentirse con los frenéticos cambios tecnológicos que obligan a constantes actualizaciones de los conocimientos, algo que no siempre es fácil y puede producir sentimientos de incompetencia y frustración. Por eso son importantes herramientas como MyLab&Mastering y MyLab en español, que demuestran que la tecnología es más un puente que una barrera, o CONTEN, una plataforma de contenidos online que acerca al profesor con sus alumnos al permitirles crear su propia biblioteca online.

En todo caso, reducir el estrés docente no sólo requiere del uso de estos sistemas de e-learning, sino también de una mayor concienciación sobre esta problemática por parte de los alumnos, sus familias, los centros universitarios y las instituciones gubernamentales. Solo así, con la puesta en marcha de programas y actividades destinados al tratamiento y la prevención, se podrá atajar en la medida de lo posible un problema que afecta a la salud de nuestros docentes, pero también a la formación de las futuras generaciones.

Descubre los catálogos Pearson 2015-2016 de Educación Superior

 

3 pensamientos en “El estrés docente, uno de los problemas de la enseñanza

  1. Pingback: Seis consejos para reducir el estrés docente

  2. Pingback: El síndrome de Burnout entre los docentes

Deja un comentario