Técnicas de estudio para maximizar tu tiempo

técnicas estudioUna de las justificaciones más utilizadas por quienes afrontan los exámenes universitarios con lagunas en su aprendizaje es que no han tenido suficiente tiempo para prepararse la asignatura. Aunque en ocasiones puede sonar a excusa, lo cierto es que vivimos en un mundo lleno de obligaciones en el que suele faltarnos tiempo para casi todo, por lo que conviene planificar correctamente el tiempo destinado a estudiar con sencillas técnicas de estudio para abordar los exámenes en las condiciones más apropiadas.

Existe un consenso generalizado en la comunidad educativa sobre la importancia de contar con unos métodos de estudio apropiados. Durante los últimos años, las nuevas plataformas de e-learning también se han hecho eco de estos principios, facilitando en los alumnos la adopción de unos hábitos de estudio más eficaces. Por ejemplo, herramientas como MyLab&Mastering o MyLab en español, desarrolladas por Pearson, otorgan una gran importancia a aspectos como la planificación del estudio, la motivación del alumno o la recopilación en un único espacio de todos los materiales necesarios para maximizar el aprendizaje de una materia.

Hábitos para maximizar tu tiempo de estudio

En general, hay tantos métodos de estudio como estudiantes, pero, como decíamos anteriormente, está comúnmente aceptado que ciertos hábitos resultan prácticamente infalibles cuando lo que se pretende es maximizar el tiempo de estudio. En primer lugar, los expertos coinciden en que no hay que dejarlo todo para el último día (ni siquiera, para la última semana o mes), sino que resulta bastante más inteligente estudiar un poco cada día, dedicando el tiempo apropiado a cada materia y organizando correctamente el trabajo.

En este sentido, lo más recomendable es elaborar un plan de estudio que arranque por los temas que dominamos y continúe por los que nos resultan más complejos. Así, en el momento de topar con nuestro particular Talón de Aquiles nos encontraremos en la parte más alta de la curva de aprendizaje, que es cuando mayor capacidad de retención tiene el ser humano. Obviamente, el tiempo destinado a cada materia también deberá variar en función de lo mucho o poco que la dominamos.

Además, existen otras variables que influyen en el tiempo que dedicamos al aprendizaje y, por tanto, en nuestra capacidad para adquirir nuevos conocimientos. Entre las más importantes figura la motivación hacia lo que estamos estudiando. Porque resulta esencial estar convencidos de que todas las materias nos serán de alguna utilidad (siempre se ha dicho que el saber no ocupa lugar) y porque es imposible aprender algo sin un mínimo grado de interés.

Aquí también es muy importante la planificación: todo alumno debe tener claro qué es lo que le gusta y lo que se le da bien y, a partir de ahí, marcarse unas metas y elegir qué camino tiene que seguir para alcanzarlas. En ese recorrido siempre aparecerán materias que se nos darán peor, por lo que tendremos que estar muy convencidos de que es necesario aprenderlas para lograr nuestros objetivos (académicos y profesionales). Lo contrario es perder el tiempo.

El lugar de trabajo también es muy determinante a la hora de maximizar (o minimizar) nuestro tiempo de aprendizaje. En general, los expertos recomiendan utilizar siempre el mismo espacio para el estudio. Puede ser una habitación de casa, la biblioteca o un aula de la universidad habilitada a tal fin, pero lo fundamental es que cumpla ciertos requisitos que garanticen nuestra comodidad: buena iluminación (una luz general y otra directa), una temperatura apropiada (ni frío ni calor), ausencia de ruidos (el silencio facilita la concentración), postura correcta (las sillas regulables son muy útiles) y material a nuestro alcance (con una mesa amplia en la que extender todas las hojas y estanterías cercanas, a ser posible, repletas de libros).

Mens sana in corpore sano

técnicas de estudioPor último, conviene tener muy claro que todo lo anterior no servirá de nada si nuestro estado físico y mental no es el apropiado para el estudio. Por suerte, esto también se puede trabajar y planificar. En primer lugar, debemos obligarnos a dormir entre 7 y 8 horas, así como disfrutar de una buena alimentación (evitando digestiones pesadas y bebidas excitantes antes de estudiar). El ocio también debe estar presente en nuestras vidas, pero el tiempo que le destinemos deberá ser el apropiado (y, obviamente, menor que el que dedicamos a estudiar). Y finalmente, también será muy útil reservar al menos una hora de cada día al ejercicio físico. Porque, como dice la conocida expresión latina: Mens sana in corpore sano.

Descubre el catálogo Pearson 2016 de Educación Superior

Otros artículos que le podrían interesar:

– Aspectos a tener en cuenta para elegir una titulación universitaria

– 18 usos de los móviles en el aula

– Ocho hábitos de estudio recomendados para estudiantes

– Diez recomendaciones que te ayudarán a estudiar mejor

– Técnicas de estudio para maximizar tu tiempo

3 pensamientos en “Técnicas de estudio para maximizar tu tiempo

  1. Pingback: Diez recomendaciones que te ayudarán a estudiar mejor

  2. Pingback: Consejos para mejorar la comunicación docente-alumno

  3. Pingback: Consejos para mantener la motivación de los estudiantes

Deja un comentario